jueves 26/11/20

BIOECONOMÍA

CaixaBank y la Plataforma Tecnológica del Vino renuevan su colaboración por la innovación
Recogida de hortalizas. efe
Recogida de hortalizas. efe

dl

CaixaBank, a través de AgroBank, su línea de negocio especializada en el sector agrario, ha renovado su acuerdo de colaboración con la Plataforma Tecnológica del Vino con el objetivo de apoyar al sector vitivinícola y promover su innovación. Ambas entidades firmaron un primer convenio hace un año, mediante el cual manifestaban su compromiso en apoyar las necesidades particulares del sector vitivinícola e impulsar la innovación como motor de su actividad económica.

AgroBank promueve diferentes acciones y actividades orientadas a todo el colectivo profesional que está vinculado directa o indirectamente a la actividad del sector del vino.

El acuerdo, firmado entre Carlos Seara, director de AgroBank, y Mireia Torres, presidenta de la Plataforma Tecnológica del Vino, se materializará a través de sesiones especializadas, jornadas, seminarios o reuniones conjuntas en las que se ofrecerá formación en materia de innovación y se divulgarán proyectos de I+D+i. Además, la entidad financiera pondrá a disposición de todas las empresas que forman parte de la PTV su servicio de Comercio Exterior e Internacionalización para acompañarlos en su salida al exterior.

El acuerdo de colaboración, además, contempla la colaboración de CaixaBank con el Premio de Innovación anual de la PTV, que tiene como objetivo dar visibilidad y poner en valor la actividad innovadora de los socios de la Plataforma Tecnológica del Vino, a través del reconocimiento a sus proyectos de I+D+i, consorciados o individuales, desarrollados tanto en el ámbito nacional como internacional. El Premio PTV de Innovación incluye un premio en metálico, a la  categoría “Joven Investigador”, que tiene como objetivo reconocer e impulsar la producción científica del sector del vino y que cuenta con el patrocinio de AgroBank

En sus seis años de vida, AgroBank, la línea de negocio de CaixaBank dirigida al sector agrario, ha consolidado su liderazgo en este segmento y tiene como clientes a uno de cada cuatro agricultores españoles. La propuesta de valor de AgroBank combina el desarrollo de los mejores productos y servicios adaptados a las peculiaridades de los agricultores, ganaderos o cooperativistas, junto con un asesoramiento cercano e integral, no sólo con el apoyo financiero sino también desde la planificación conjunta, la ayuda a la formación y la especialización.

dl

El IICA explicó en un comunicado de prensa que la expansión del producto interno bruto (PIB), la revaloración de los beneficios de la agricultura, un reenfoque de la organización industrial y contribuciones en la ciencia y la investigación son algunos de los aportes relevantes de la bioeconomía a la región.

“La bioeconomía ha revalorado la percepción que tiene la sociedad sobre la agricultura y que existe una visión que la ubica como un sector de progreso, provocando cambios en los tres niveles de la economía: macro, micro y meso”, afirmó el consultor de Bioeconomía y Desarrollo Productivo del IICA Eduardo Trigo.

Trigo destacó que “en el largo plazo los impulsores que movilizan la transición hacia el nuevo paradigma de la bioeconomía se intensificarán. Pero en el corto y mediano plazo, las restricciones fiscales que provoca la covid-19 en los presupuestos públicos impactarán negativamente en los planes de impulso a la bioeconomía”.

Por lo tanto, para las autoridades, es necesaria la formulación de más y mejores políticas públicas, identificar y contabilizar resultados en los países, impulsar la inversión en tecnología y establecerla como prioridad en los presupuestos de ciencia, además de combinar esfuerzos entre países para afrontar mejor los recortes que vendrán con la pandemia.

El director general emérito del Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT), Rubén Echeverría, puntualizó que los países de América Latina y el Caribe deben reforzar la inversión en investigación en ciencias agrícolas y de alimentos.

Datos citados por el especialista indican que el promedio de inversión en la región se ubica por debajo del 1 % del PIB agrícola, mientras que los países de altos ingresos, la cifra se ubica en torno al 3 %.

BIOECONOMÍA
Comentarios