martes 17/5/22

Aunque dice sufrir el «síndrome del impostor» cuando se pone a escribir, la ilustradora María Hesse demuestra en «Malas mujeres» cómo la historia de mujeres calificadas de «locas o brujas», como Pandora, Rita Hayworth o Yoko Ono, se puede convertir en un relato que da una «vuelta» a esos conceptos negativos para convertirlos en «positivos». Porque eso es lo que quiere con esta obra (Lumen) en la que se da un paseo por la historia de la humanidad para volver a poner sobre la mesa a esas mujeres que con su vida, sus actos o sus pensamientos abrieron camino, aún sin saberlo, para que los derechos de la mujer sigan ganando la batalla al machismo. «Yo creo que tenemos que darle una vuelta a esos conceptos negativos como el de loca, bruja, ‘femme fatale’ o mala madre , apoderarnos de ellos y convertirlo en positivos», dice Hesse con motivo del lanzamiento de esta obra que viene precedida por éxitos como el de su biografía sobre Frida Kahlo.

Y es que la carrera de Hesse está marcada por el interés en la mujer, en su lucha, y por ahondar en temas como el del placer, que también ha abordado en otra obra. Pero en «Malas madres» de lo que se encarga es de hilar y hacer que mujeres reales y de ficción conocidas por todos, o casi todos, se den la mano para que su discurso suene con más fuerza. «Para hacer este libro partí de mi propia experiencia, con lo primero que yo aprendí que son los cuentos. Era muy difícil darle forma al libro porque no sabía si hacerlo por contexto histórico, temática o por mis vivencias, era complicado y se ha cambiado mucho», explica sobre cómo abordó esta obra en la que lleva trabajando varios años.

Un tiempo en el que tuvo que hacer una lista de esas mujeres que ella quería incluir, así como las que querían sus amigas o su editora, ya que, reconoce, así no corría el riesgo de que se le «escapase» ninguna. «Tenía que haber una representación de todos los estereotipos, así que empecé con la que más me apetecía, luego empecé a tirar y aparecía otra que no tenía en la lista y otras que surgían y sentía que tenían que estar ahí. Así que el lector o lectora arrancará «Malas mujeres» con esas princesas de los cuentos y continuarán con otros personajes de ficción como Lady Macbeth, las bí

Las malas más buenas
Comentarios