jueves 17/6/21

Radiografía de la vejez

DF8P6F9-11-03-37-4.jpg

dl

La editorial Caligrama publica Casi viva. Cómo sobreviví a la maldición de mi gato. «Conocí a la protagonista en la barra de un bar donde ambas éramos asiduas, yo huía de mis parloteos internos y ella buscaba vida alegre. Tras nuestra primera noche juntas, su historia me pellizcó tanto que quería ayudarla, mas no sabía cómo. Al día siguiente le escribí diciéndole que escribiría una novela con su historia», cuenta Lourdes Verger sobre cómo nació el personaje principal de la obra.

La escritora mallorquina narra con humor la vida de una octogenaria y las aventuras que sucederán tras negarse a vivir en un asilo. La obra es una exquisita radiografía sobre la vejez en la que el humor salva incluso de las más catastróficas desdichas. En el trasfondo de la novela el público lector encontrará otros temas, como la vida de los okupas, los suicidios o la obsesión por la juventud.

Sarah, la protagonista, acompaña a una amiga a Madrid para ayudarla a sobrellevar el duelo de una pérdida, pero debe dejar a su amado gato en Estepona. Es entonces cuando comienza a sufrir una serie de situaciones surrealistas. A partir de entonces, exigirá su derecho a «a vivir viviendo», aunque se dé cuenta de que no es tarea fácil llegados a la vejez. Sobre qué visión ha querido mostrar de la última etapa de la vida, la autora dice: «La vejez supone claramente un triunfo de tu cuerpo, mente y espíritu, frente a todas las adversidades a las que te hayas tenido que enfrentar. Y hay tantos tipos de triunfos como personas. No podemos meter a todos nuestros mayores en un saco etiquetado».

La autora acerca una historia conmovedora y entrañable capaz de enamorar de principio a fin. Verger reivindica el derecho de los mayores a vivir con dignidad y compañía. Su forma de contar y entretener componen una literatura singular y prometedora.

Radiografía de la vejez
Comentarios