jueves 26/11/20

VENDEDORES DE AGUA EN EL BARRIO

Un estudio posterior, centrándonos en los cráneos, reveló la presencia de dos casos de espículas óseas en el lugar de inserción del músculo temporal en dos varones adultos de entre 35 y 40 años de edad en el momento de su muerte, siendo la primera vez que se describía este marcador óseo en la literatura científica.

Las espículas óseas fueron producidas por la rotura de las fibras del músculo temporal, que está situado en las sienes, y que trabaja en el proceso de masticación. También se contrae con frecuencia y crónicamente en condiciones de tensión emocional, maloclusión dental y/o disfunción de la articulación temporomandibular. Sin embargo propusimos que éstas no eran las causas de la rotura de las fibras y lo relacionamos con el transporte de cargas pesadas en las que interviene la cabeza. Cargas que van sobre la espalda y que se sujetan con una banda o cinta que pasa por la frente del individuo, como puede ser el caso del oficio de aguador, cuyo trabajo consistía en el transporte de recipientes llenos de agua u otro líquido.

VENDEDORES DE AGUA EN EL BARRIO
Comentarios