miércoles 01.04.2020
Botica

Los farmacéuticos «repudian los casos puntuales» de precios inflados

Ni el Colegio Oficial ni la Policía tienen constancia de infracciones de este tipo en León

Personas anónimas que fabrican máscaras con impresoras 3D para evitar los contagios, sobre todo entre los profesionales sanitarios. Empresas textiles que han cambiado su actividad para producir guantes o mascarillas. Destilerías que elaboran geles hidroalcohólicos. La ola de solidaridad que se ha levantado tras la pandemia contrasta con las estafas y precios desorbitados de algunos artículos de protección contra el coronavirus.

Los farmacéuticos «repudian y persiguen los casos puntuales», según subraya el presidente del colegio en Castilla y León, Carlos Treceño, quien explicó ayer que por el momento sólo han detectado un caso en una farmacia de Burgos y ya lo han denunciado. «Es una práctica que no es admisible ni legal», insistido Treceño.

El presidente del Consejo de Colegios de farmacéuticos de la Comunidad, donde hay 4.000 asociados, reconoció al respecto que en estos momentos tan delicados trabajan con preocupación y responsabilidad para atender a los ciudadanos, con protocolos que reduzcan al máximo las visitas que tienen que hacer a las boticas, e intentado protegerse como profesionales para no transmitir el Covid-19.

Incluso, recuerda, facilitan que los medicamentos lleguen a los pacientes que lo necesitan y a los más vulnerables, «una tarea especialmente importante en el medio rural, donde muchas veces son la única referencia sanitaria», sostiene.

En León, la Policía Local tampoco tiene constancia de ninguna infracción de este tipo porque no hay denuncias. Si bien, el déficit de material, sobre todo mascarillas, también afecta a los trabajadores farmacéuticos que, en muchos casos, se ven obligados a reutilizarlas, a pesar del riesgo que eso supone. La compra de este tipo de productos se hace desde Madrid, que los distribuye por el territorio nacional en función de las necesidades.

Los farmacéuticos «repudian los casos puntuales» de precios inflados