martes 15/6/21

El rescate de Ceiss absorbe un 1,5% del total de ayudas a la banca en apuros

<BR />(Pulse sobre la imagen para ampliar).
<BR />(Pulse sobre la imagen para ampliar).

Las operaciones de saneamiento financiero de Ceiss, el banco de Caja España-Duero, llevados a cabo hasta ahora, han absorbido un 1,5% del total de ayudas que se han destinado a la reestructuración de las entidades no viables del sistema financiero español. Los 525 millones de la primera fase del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) y los 604 millones aportados después a través del Mede (Mecanismo Europeo de Estabilidad, el fondo de rescate de la UE) suman 1.129 millones de euros, lo que supone un porcentaje de casi el 1,5% sobre los 75.352 millones de euros del total de ayudas económicas entregadas a las entidades en apuros.

Según los datos de la Asociación Española de Banca (AEB), las aportaciones de la primera fase del FROB a las catorce entidades financieras que han requerido ayudas públicas supusieron 9.674 millones de euros, de ellos 525 millones se destinaron a la fase de integración de Caja España y Caja Duero. En la segunda fase de ayudas del FROB se repartieron 5.751 millones de euros. A ellos hay que sumar los 39.078 millones que aportó el mismo organismo a través del denominado Mede, de los que otros 604 millones de euros se destinaron a la ya fusionada Caja España-Duero.

Ayudas

En el análisis del total de ayudas públicas a entidades financieras en apuros habría que sumar también los más de 8.000 millones de euros aportados tanto por el FROB como por el Fondo de Garantía de Depósitos de la banca a través de los esquemas de protección de activos (EPA, ofrecidos para incentivar la venta de algunas de las entidades dañadas a bancos sanos) a Unim, Banco de Valencia, CAM, CCM y Cajastur; y los 13.356 millones que se exigieron directamente al FGD para Unim, Cam y CCM.

En total, según los datos de la AEB, las ayudas procedentes tanto del FROB como del FGD suman 75.352 millones de euros, de los que 1.129 millones se han destinado a Banco Ceiss. La mayor cantidad aportada por las arcas públicas corresponde a Bankia, la entidad surgida de la unión de Caja Madrid, Bancaja, Caixa Layetana, Caja Insular de Canarias, Caja Segovia, Caja Ávila y Caja Rioja. En total, 22.424 millones de euros del FROB.

Le sigue Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), ahora integrada en el Grupo Sabadell (que opera en León con la marca Sabadell-Herrero), que ha recibido 12.494 millones de euros. De ellos, 7.895 millones del FGD que se contabilizan ya como pérdidas en el cómputo del déficit del rescate financiero.

Catalunya Bank es otro de los grupos que ha recibido mayor volumen de ayudas, 12.052 millones de euros, la totalidad de ellos de las distintas fases del FROB. 1.250 millones de una primera fase, que se contabilizan ya como no recuperables.

Por su parte Novacaixagalicia Banco ha recibido 9.052 millones de euros, tanto en las dos fases del FROB propiamente dichas como a través del Mede. Más de 3.500 millones de ellos se contabilizan también como pérdidas.

Los 6.000 millones de Banco de Valencia y los más de 4.000 millones de Caja Castilla-La Mancha son otros de los capítulos más abultados de esta lista de entidades que han requerido fondos, tanto públicos como de parte de la banca saneada, para intentar reflotarlas. Aunque según la AEB lo que se ha demostrado es que las entidades identificadas desde el primer momento como problemáticas han seguido requiriendo fondos, y están lejos de poder resolver sus problemas de solvencia por sí mismas.

En total, desde el inicio de la crisis el conjunto de las ayudas al sistema financiero está cifrado en 126.133 millones de euros. Además de las ayudas públicas están las reclasificaciones de los préstamos refinanciados, el canje de las preferentes y las nuevas regulaciones; sin descartar la necesidad de una mayor asistencia financiera en el futuro, especialmente para las entidades nacionalizadas.

El rescate de Ceiss absorbe un 1,5% del total de ayudas a la banca en apuros
Comentarios