jueves. 11.08.2022

La familia de una de las residentes de la residencia El Roble de Caboalles de Abajo, que fue intervenida por la Junta de Castilla y León tras detectarse que la mayoría de sus residentes y la mitad de su plantilla estaban infectados por coronavirus, denunció ayer que su familiar no ha sido readmitida en la residencia después de haber sido dada de alta en el Hospital del Bierzo, donde ingresó la semana pasada infectada de Covid-19. La mujer, que fue trasladada al centro de mayores tras recibir el alta, no fue admitida por el centro, que alegó no tener conocimiento de que ya había salido del hospital, por lo que ha vuelto a ser ingresada en el centro sanitario de Ponferrada.

La familia asegura que no ha recibido una respuesta clara por parte de la gerencia actual de la residencia, nombrada por la Gerencia de Servicios Sociales de León, para que se hiciera cargo de la gestión del centro.

Fuentes de la Delegación Territorial de la Junta, que asumió la dirección del centro la pasada semana, aseguran que de momento el centro no dispone de personal suficiente para atender a los mayores que antes estaban ingresados en la residencia y que, tras dar positivo, fueron ingresados en el hospital del Bierzo. Dichas fuentes aseguran que la intención de la Junta es mantener el centro en funcionamiento y que están buscando nuevas contrataciones con el fin de mantener el mismo servicio y poder mantener la ratio de asistentes y pacientes óptima para poder ofrecer un servicio en buenas condiciones.

La residencia de Caboalles de Abajo es, hasta el momento, la única de la provincia que ha sido intervenida por la Junta para poder garantizar la calidad del servicio que se debe prestar a los residentes. La decisión fue adoptada el pasado martes después de que se conociera que, además de casi todos los residentes, también habían resultado infectados por coronavirus cuatro de los asistentes del centro, que tuvieron que ponerse en cuarentena. Los cuatro afectados formaban parte del grupo de siete trabajadores del centro que permanecieron confinados con los usuarios durante cinco días sin acudir a sus hogares.

La residencia de Caboalles no readmite a sus residentes
Comentarios