domingo 15.09.2019

Amable Arias vuelve al Café Mero

Amigos del pintor presentan hoy su poemario. en la Confitería Ferrero, donde dibujaba de joven.
Amable Arias vuelve al Café Mero

CARLOS FIDALGO | PONFERRADA

«En el Café Mero yo tenía todo el afecto posible. Allí estaban mis carpetas, allí hice infinidad de dibujos de los clientes habituales o de la gente que bajaba de la comarca… ¡Cuántas horas fecundas pasé en el Café Mero! Allí canté, dibujé, hablé, jugué a las cartas, todo como si estuviera en mi casa». Son palabras escritas por el pintor berciano Amable Arias (Bembibre, 1927-San Sebastián 1984) para referirse a uno de sus lugares favoritos de su localidad natal, un establecimiento centenario, hoy más conocido como Confitería Ferrero, que durante su juventud convirtió en su segunda casa, según cuenta su viuda Maru Rizo, y que hoy albergará una presentación muy especial del poemario inédito del artista que perteneció al grupo Gaur junto a Chillida, Oteiza y Balerdi, entre otros.

Será a partir de las 18.30 horas, y junto al editor de los versos de Encantamiento y desencantamiento, Héctor Escobar, y el profesor Jovino Andina, está previsto que participen en el acto algunos amigos de Amable Arias en Bembibre como Merce Balín, Merce Castellanos —«hija de Porrines», cuenta Maru Rizu en una nota enviada a este periódico— y Nisio Cueto.

El Café Mero, lugar de encuentro durante décadas, ya no es el mismo local que frecuentaba Amable Arias, entre otras cosas porque el viejo edificio que lo albergaba ya no exite. Pero el testigo lo mantiene la Confitería Ferrero, uno de los negocios más antiguos de la provincia. Aquel Café Mero, cuenta la viuda del pintor y poeta, «era un local muy querido» para Arias, como reflejó en sus escritos.

Encantamiento y Desencantamiento, editada por Eolas, está formado por 159 textos escritos por Amable Arias hacia 1978. Con prólogo del ex director general del libro, el leonés Rogelio Blanco y una veintena de dibujos, el poemario es «un compendio de poemas amétricos y rompedores», cuenta su viuda.

Amable Arias vuelve al Café Mero