miércoles 20/10/21
Hospital El Bierzo

La baja de la única oncóloga estable desequilibra de nuevo el servicio

Oncología se queda con un médico adjunto, a la espera de otro en abril y con el refuerzo del Caule
Imagen de la fachada del Hospital El Bierzo. ANA F. BARREDO

La situación del servicio de Oncología del Hospital El Bierzo vuelve a ser crítica. La única especialista con plaza estable que se ha mantenido en su puesto en los últimos meses se quedará de baja en los próximos días. Ello deja la plantilla de Oncología reducida a un único médico adjunto que llegó desde Salamanca hace algunas semanas y con la vista puesta en la posible incorporación, a principios de abril, de un segundo adjunto venido desde León, aunque esto todavía no está firmado. Se mantiene, eso sí, el refuerzo de los siete especialistas del Complejo Asistencial Universitario de León (Caule) que se desplazan tres veces por semana a Ponferrada para poder atender a los pacientes. Esto es lo que permite salvar la situación. El sobresfuerzo de estos profesionales, que se enfrentan a jornadas maratonianas de hasta 14 horas cuando les toca pasar consulta en el Bierzo, es lo que garantiza la calidad de la asistencia que reciben los enfermos.

El jefe del Servicio de Oncología Médica del Caule, Andrés García Palomo, reconoció ayer la «inestabilidad» de la situación y que cualquier problema inesperado, como una baja médica, la enfermedad de alguno de los oncológos o cualquier otro contratiempo puede poner en jaque el servicio, que está funcionando a marchas forzadas y sin margen de maniobra. «Esto no se puede mantener así en el tiempo», aseguró García Palomo, advirtiendo de que la situación puede volver a ser «caótica» si finalmente no se incorpora el segundo adjunto después de Semana Santa.

De ser así, el Hospital El Bierzo tendría únicamente un oncólogo por las mañanas y, de momento, garantizado hasta finales de mayo o principios de junio. «Esta persona tiene un contrato que se llama encomienda y en el momento que acabe la encomienda es como si se le acabase el contrato. Después, tendrán que ofrecerle una nueva plaza con unas condiciones diferentes y podrá aceptar o no», explicó el jefe de Oncología Médica del Caule. En la misma situación estará el segundo adjunto si se cumplen las previsiones y entra a formar parte de la plantilla del hospital el día 6 de abril.

Atención adecuada

El sobresfuerzo de los oncólogos de León garantiza la asistencia y no hay pacientes en espera

«Nuestros objetivo es que haya dos adjuntos siempre por la mañana y el resto, por la tarde», explicó García Palomo. Y es que los siete profesionales del equipo de refuerzo pasan consulta en el Hospital el Biezo de martes a jueves. Los martes hay tres especialistas en ginecología oncológica, cáncer de pulmón y en tumores urológicos, genitourinarios y sistema nervioso central. Los miércoles son dos, especializados en tumores digestivos y cáncer de mama. Por su parte, los jueves se desplazan hasta Ponferrada dos especialistas en tumores digestivos y cáncer de pulmón.

Con ellos, el servicio funciona y la situación se ha normalizado desde que, en octubre, asumieron el control del servicio de Oncología, asfixiado por las bajas médicas prolongadas de tres de los cuatro especialistas de la plantilla establee. «No hay ningún paciente que espere para algún tratamiento ni ningún paciente que espere más de quince días para ser asistido en primera consulta. Otra cuestión es que estén pendientes de pruebas, pero eso no depende del servicio de Oncología», apuntó García Palomo.

927 pacientes desde octubre

«La atención asistencial es la correcta, la adecuada y la que tienen todos los servicios asistenciales de Castilla y León. La única diferencia es la inestabilidad de la situación, que se puede desequilibrar en cualquier momento», afirmó el jefe de Oncología Médica del Caule. También es una situación irregular para los propios pacientes, ya que puede darse el caso de que deban acudir más de una vez al día al hospital si tienen que realizarse una análitica por la mañana, pasar consulta en horario de tarde y, al día siguiente, volver para que le sea suministrado el tratamiento.

Cuando el equipo del Caule comenzó a trabajar en el Hospital El Bierzo en octubre, se encontró con una bolsa de 300 pacientes que no estaban siendo vistos y, con la ayuda de la oncóloga que esta semana se queda de baja, consiguieron sacar adelante la agenda. «Ya desde finales de enero o primeros de febrero, no hay ningún paciente esperando consulta», subrayó Andrés García Palomo. Desde octubre, han visto a 927 pacientes oncológicos.

La baja de la única oncóloga estable desequilibra de nuevo el servicio
Comentarios