jueves 17/6/21
Dinamitada la caldera de Anllares

VÍDEO | El carbón cierra otro capítulo más

Una voladura con 350 kilos de dinamita echó ayer abajo la caldera de la central de Anllares, más de 8.000 toneladas

La torre de refrigeración escribirá el mes que viene —en principio, el día 6 de junio— el último capítulo de la central térmica de Anllares después de que ayer se dinamitase la caldera, como hace unos meses, en noviembre, cayó la chimenea de combustión o los silos poco después.

A las tres en punto de la tarde se cerró ayer otro capítulo del Bierzo minero. La estructura de 61 metros de altura, con un peso aproximado de 8.200 toneladas, que tanto carbón del Bierzo y Laciana quemó, se vino abajo en apenas cinco segundos gracias a 350 kilos de dinamita gelatinosa.

Con puntualidad inglesa, o berciana, porque ya empieza a ser algo habitual en este final del carbón este tipo de ceremonias, el amasijo metálico dio paso a gran polvareda mientras los móviles dejaban el instante para la historia de la comarca.

Una vez realizada la voladura, los restos serán recogidos a nivel del suelo. Se estima que se recuperarán 8.000 toneladas de acero y 140 de material de aislamiento, según fuentes de Naturgy.

La zona de la central se acordonó como medida de seguridad y apenas un grupo de curiosos y algunos periodistas asistieron ayer a la voladura en una zona donde ya no se escucha el sonido de los camiones procedentes de las minas sino los cencerros de las vacas que pacen en los alrededores de las instalaciones.

La central térmica de Anllares es propiedad de Naturgy (66,6%) y Endesa (33,3%) y comenzó a funcionar en 1982. Su vida se cerró en diciembre de 2018 tras 36 años de vida útil.

anllares


Naturgy y Endesa adjudicaron el contrato de desmantelamiento a la empresa vasca Lezama Demoliciones, que abarca todas las instalaciones de producción. Los trabajos se iniciaron en julio de 2019 y, según las mismas fuentes, se han completado al 78% con 138.000 horas de trabajo. En la actualidad están ocupados alrededor de 60 personas y no se han registrado accidentes ni incidentes relevantes.

El alcalde de Páramo del Sil, Ángel Calvo, que ayer no pudo asistir a la voladura, insistió en que «hay cosas que ya no tienen marcha atrás» y emplazó al Gobierno Central a emplearse a fondo para que zonas como Anllares tengan proyectos alternativos después de haber «cerrado» el sector del carbón «antes de tiempo». «No vale ser ya pesimista; tenemos que ver el futuro con optimismo», señaló.

Desde hace varios meses, el Ayuntamiento de Páramo del Sil negocia con Naturgy la cesión de las únicas instalaciones que quedarán en pie, el edificio de oficinas y unas naves, para albergar algún proyecto que Ángel Calvo aún no puede desvelar.

En las próximas semanas también se derribará el edificio del alternador de la turbina, contiguo a la caldera.

VÍDEO | El carbón cierra otro capítulo más