lunes. 05.12.2022
HISTORIA DEL BIERZO

Corullón salva las obras del poblado del wólfram

El Ayuntamiento adjudica por 300.000 euros la recuperación de viviendas de La Piela en la Peña del Seo

 

                      Imagen de archivo del poblado de La Piela en la ladera de la Peña del Seo, en una imagen de la última década. JESÚS F. SALVADORES
Imagen de archivo del poblado de La Piela en la ladera de la Peña del Seo, en una imagen de la última década. JESÚS F. SALVADORES

Una constructora local de Dragonte, con una cuadrilla estable de poco más de cuatro trabajadores, se atreve con las obras para recuperar una parte de las ruinas del mítico poblado del wólfram en la Peña del Seo.

Después de que el aumento del precio de las materias primas dejara desierta la licitación del contrato presupuestado en 300.000 euros la pasada primavera, el segundo intento del Ayuntamiento de Corullón por adjudicar los trabajos financiados con fondos del Plan R de la Diputación ha servido para que la empresa Drainser, que puede ahorrar costes por su cercanía con el poblado de La Piela, ladera arriba de Cadafresnas, se haya alzado con una adjudicación a la que también concurrieron otras pequeñas compañías de la zona, según explicó el alcalde, Luis Alberto Arias.

Los técnicos que dirigen las obras ya pisaron el pasado viernes el poblado para comenzar la rehabilitación de lo que fue el antiguo cuartelillo de la Guardia Civil en el poblado y una de las viviendas edificadas en 1953 para alojar a los mineros que extraían el wólfram de la Peña del Seo. Lo que fue el cuartel albergará un espacio multifuncional que servirá como centro de interpretación del poblado y la mina del wólfram, además de lugar de recepción de los visitantes. El inmueble contará con un enorme lucernario a modo de mirador, dotado con un panel espejo en el tejado que fabricará especialmente para el inmueble la firma Stac.

                      Reunión en una vivienda del poblado, años cincuenta. CORTESÍA L.G.
Reunión en una vivienda del poblado, años cincuenta. CORTESÍA L.G.

El proyecto, al que Corullón aportará 30.000 de los 300.000 euros, también restaurará la antigua vivienda del guarda, la que más tiempo estuvo habitada y por tanto la que mejor se ha conservado. La idea es mostrar a los visitantes cómo vivían los mineros que habitaron entre 1953 y 1958 el poblado, hasta que el precio internacional del wolfram se desplomó y dejó de ser rentable su extracción.

El vigilante de la mina, Jovino García, vivió en el inmueble unos años más con su familia, con el poblado ya deshabitado, antes de mudarse a Cadafresnas.

Cuando acaben las obras el próximo verano, el Ayuntamiento de Corullón deberá decidir de qué forma gestiona el centro de interpretación y la visita al poblado, reconoce Luis Alberto. Será el momento de buscar nuevos fondos para que el Ayuntamiento, o bien licite la gestión, o bien la asuma directamente.

Corullón salva las obras del poblado del wólfram
Comentarios