miércoles 25/5/22
Memoria y patrimonio

La historia de La Recuelga en 40 fotografías

Una exposición itinerante repasa la vida del lavadero de carbón de Santa Cruz del Sil, su entorno y sus gentes para poner en valor este paraje minero y reclamar su protección. Organizada por el Club Xeitu, Santa Cruz es la primera parada de la muestra a partir del sábado

Poner en valor el paraje minero de La Recuelga (Santa Cruz del Sil) y reivindicar su protección, especialmente la del lavadero de carbón de Antracitas de Fabero es el objetivo de una exposición de 40 fotografías que repasa la historia de este entorno industrial que fue clave también para el ferrocarril Ponferrada-Villablino. Organizada por el Club Xeitu, con la colaboración de la Junta Vecinal de Santa Cruz, la muestra abrirá sus puertas el sábado en el salón parroquial de dicha localidad. No obstante, esta será la primera parada, ya que su vocación es itinerante y, en la segunda quincena de mayo, podrá verse en el Museo del Ferrocarril de Ponferrada. Su título lo dice todo: 'Salvar La Recuelga'. "Es revelador, ya que además de recordar y dar a conocer la historia y el patrimonio industrial del paraje, se pretende concienciar sobre su importancia y la necesidad de salvaguardarlo y ponerlo en valor", explicaron fuentes del colectivo organizador. La amenaza que ha supuesto el proyecto de un parque fotovoltaico que, inicialmente, contemplaba el derribo de las viejas instalaciones industriales tipificadas como patrimonio, aunque sin protección oficial, ha sido el detonante de una muestra que también incluye textos del geógrafo José Cortizo, la periodista María Carro, el ingeniero de minas Roberto Matías y el historiador Víctor del Reguero. Todos ellos "inciden en la necesidad de conservar este legado y recuperan nombres, fechas y recuerdos", explicaron desde Xeitu.

undefined
La Baldwin PV-6 tira del tren, ante el lavadero de Victoriano González. RONALD COX
Apeadero de Santa Cruz, a la izda, frente al lavadero de Victoriano Glez, 1997 - BRIAN SYDDALL
Apeadero de Santa Cruz, a la izquierda, frente al lavadero de Victoriano González, en 1997. BRIAN SYDDALL

El poeta Juan Carlos Mestre también colabora en el proyecto expositivo con una acuarela que encabeza el cartel y que representa, según sus propias palabras, "la reiterada lucha de la memoria contra el olvido, la dignidad de la clase obrera frente a la avaricia de los poderosos, el valor del patrimonio cultural frente a la obscena barbarie indocta del capital...".

De las 40 fotografías que conforman la muestra, las más antiguas proceden de las colecciones particulares de Balbino Amigo, Santiago Asenjo, Evelio Cadenas, Roberto Matías, entre otros; y comparten espacio con las realizadas por diversos extranjeros que visitaron la zona entre los años 70 y 80 para capturar escenas del ferrocarril minero. Hay obras de Ronald Cox, Didier Duforest, Brian Syddall y Dick Manton que testimonian el paso o la parada de distintos trenes por La Recuelga y se complementan con otras imágenes más recientes de Jesús Portas o Alfredo Cáliz. Estas, ya hechas en formato digital, tienen la antigüedad suficiente para haber recogido escenas ya de otro tiempo, como uno de los últimos trenes de carbón o la salida de un relevo de mineros del grupo Santa Cruz. De todas, la más actual es del fotógrafo berciano Santiago Leonardo. Se trata de una vista nocturna de larga exposición del conjunto industrial de La Recuelga, que plasma la belleza de la decadencia de un patrimonio amenazado para el que el propio Club Xeitu ha solicitado a la Junta de Castilla y León la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC).

Escogedoras de carbon en el lavadero de La Recuelga, hacia 1950 - ARCHIVO CLUB XEITU
Escogedoras de carbónn en el lavadero de La Recuelga, hacia 1950. CLUB XEITU

La dignidad de un BIC

La Recuelga es el nombre un paisaje configurado durante más de un siglo de minería del carbón y conserva algunos bienes de gran interés. Los más relevantes con los lavaderos de carbón de las empresas Antracitas de Fabero y Victoriano González, ubicados en este punto del ferrocarril Ponferrada-Villablino convertido en uno de los enclaves más importantes de su recorrido. Además de los dos lavaderos-cargaderos y sus líneas de baldes, en él existían varios grupos mineros (Peñarrosas y La Cazadora con los más conocidos), el poblado minero de El Escobio y las casas que en las cercanías fueron construyendo las familias de quienes llegaron para trabajar en las minas.

La solicitud de Bien de Interés Cultural realizada por el Club Xeitu y la Junta Vecinal de Santa Cruz del Sil incluye tanto los dos lavaderos como de todo el paraje. "Se ha hecho tanto para las construcciones como para su entorno, atendiendo a las posibles afecciones visual o ambiental, como prevé la ley y se ha hecho en el recientemente declarado BIC de la cuenca minera de Fabero", apuntaron desde Xeitu.

La historia de La Recuelga en 40 fotografías