miércoles 8/12/21

El Hospital solicita la acreditación de una unidad de tuberculosis para Neumología

La incidencia de la enfermedad en el Bierzo es alta: 20 casos por cada 100.000 habitantes.
Muestra de tuberculosis en el laboratorio.

En los últimos años, el servicio de Neumología del Hospital del Bierzo ha conseguido la acreditación de tres unidades básicas: la del sueño, para el tratamiento del asma y la del tabaquismo. Ello ha permitido coordinar toda la actividad médica necesaria para el tratamiento de los pacientes afectados por alguno de estos problemas y mejorar, con ello, la calidad de su atención. Ahora, el servicio capitaneado por el neumólogo Juan Ortiz De Saracho ha dado un paso más en esa especialización y acaba de solicitar la acreditación para una unidad de tuberculosis. Es la Sociedad Española de Patología Respiratoria (Separ) la que debe dar respuesta a dicha solicitud y si todo es favorable, la nueva unidad echaría a andar en el Hospital del Bierzo en cuestión de mes y medio o dos meses, según explicó el jefe del servicio de Neumología.

Así pues, el centro asistencial berciana solicitará una nueva unidad acredita para el tratamiento de una enfermedad con alta prevalencia en la comarca. Según los datos facilitados por el doctor Ortiz, la incidencia de la tuberculosis en el Bierzo es de unos 20 casos por cada 100.000 habitantes, bastante por encima de las medias nacional, que se sitúa en unos 12 casos por cada 100.000 habitantes, y autonómica, de alrededor de 14 casos por cada 100.000 habitantes. Los problemas respiratorios asociados a la explotación de carbón, como la silicosis, son factores de riesgo que, en zonas mineras, elevan la incidencia de una enfermedad que, no obstante, a penas produce mortandad una vez que el paciente recibe tratamiento.

«Con los nuevos tratamientos, la mortalidad es bajísima. La tuberculosis no tiene el concepto de enfermedad que tenía en la Edad Media, cuando moría todo el mundo. Ahora es muy raro que pueda pasar y, si pasa, es por una circunstancias muy concretas», aseguró Juan Ortiz. Por lo tanto, incidencia y morbilidad alta pero mortalidad baja. Por eso son tan importantes los estudios de contactos y la detección precoz, para lo que es fundamental una correcta coordinación más posible gracias a la solicitud de una unidad básica.

La silicosis es uno de los factores de riesgo, al igual que el alcoholismo y el VIH, pero la mayoría de los nuevos casos se producen por causas normales, es decir, por contagio. Así, en 2014 fueron diagnosticados 28 nuevos pacientes con tuberculosis en el Hospital del Bierzo y, en 2013, la cifra fue de 39 nuevos enfermos.

Equipo multidisciplinar

En la detección de la tuberculosis y la realización de estudios de contactos, el servicio de Neumología está integrado en un equipo multidisciplinar a través del cual colabora con el servicio de Epidemiología de la Junta de Castilla y León, Atención Primaria, Medicina Preventiva y Microbiología. Es este último servicio el que dispone de la principal dotación: un laboratorio centrado en el estudio de microbacterias tuberculosas y que dispone de un equipo de primer nivel. De hecho —aseguró Ortiz— «para el nivel de acreditación que nosotros solicitamos, que es el básico, estamos muy encima. Si fuera por el laboratorio, podríamos estar en otro nivel».

«Lo que intentamos es coordinar toda esta actividad y dar un buen tratamiento. Que esté todo protocolorizado, que los tratamientos estén bien realizados, los pacientes bien controlados y haciendo buenos estudios de contactos. Cuando tú solicitas la acreditación estás intentando demostrar que lo que tú tienes o cómo llevas la enfermedad es lo adecuado según las normas de calidad de la Separ», afirmó el jefe de Neumología del Hospital del Bierzo.

La tuberculosis afecta de igual manera a hombres y a mujeres y a cualquier rango de edad. Aunque, en este caso, la forma de presentación varía bastante. Así, según explicó el doctor Ortiz, «a veces, en las personas jóvenes la forma de presentación es de un derrame pleural, una tuberculosis pulmonar. Y en las personas mayores, que tienen las defensas un poco más bajas, la forma de presentación siempre es más extraña, más larvada, con pérdidas de peso, no con la clínica habitual de la tuberculosis». Es decir, «puede presentarse de cualquier forma, la tuberculosis simula muchas enfermedades. Por eso hay que estar muy pendiente». Además, hay personas infectadas por la bacteria que no están enfermas, pero que necesitan tratamiento para prevenir la enfermedad en un futuro.

Ejemplo en Burgos

La valía del servicio de Neumología del Hospital del Bierzo ha quedado demostrada nuevamente con su participación en una jornada organizada por el servicio de Epidemiología de la Junta de Castilla y León, y celebrada en Burgos el pasado día 3. Especialistas del servicio de Neumología y Microbiología del centro asistencial berciano fueron invitados para comentar su experiencia de organización y funcionamiento en el tratamiento de la tuberculosis.

El Hospital solicita la acreditación de una unidad de tuberculosis para Neumología
Comentarios