jueves. 30.06.2022
                      En el centro, al fondo, lugar en donde se comenzó a desmontar la montaña para el túnel paralizado. DL
En el centro, al fondo, lugar en donde se comenzó a desmontar la montaña para el túnel paralizado. DL

El Gobierno central anunció en el 2019 una inversión de 30,7 millones de euros para enlazar el vial pizarrero de la carretera Nacional 536 con la Nacional 120 desde la zona de Sobradelo de Valdeorras, con un túnel que sortearía el casco urbano de la localidad del Barco de Valdeorras. Las obras comenzaron, pero llevan ya casi dos años paradas y el malestar empieza a hacerse notar. Empresarios, asociaciones vecinales y políticos

Esta carretera con su túnel, que beneficiará al sector pizarrero de la zona de Puente de Domingo Flórez, Benuza y La Baña, permitiendo una mejora salida del material en camiones, sigue en precario. El argumento que han dado desde el Ministerio es que hay problemas técnicos para acometer el túnel de O Serro. Pero de eso hace ya más de un año y se da la circunstancia que no sólo se ha dejado de trabajar en la perforación del túnel (que todavía no ha empezado en horizontal), sino que tampoco se ha hecho gran cosa en la construcción del desdoblamiento de la carretera Nacional 536 en su salida de Sobradelo hasta la zona de Millarouso. Está todo parado. Se hicieron muros de cemento para los enlaces, se ensancharon zonas del vial, ganando terreno a la montaña, pero finalmente no se ha seguido adelante con la obra proyectada.

Dinero aprobado
El proyecto cuenta con una consignación de 30 millones de euros, que no se han invertido

El asunto, según las quejas políticas que han trascendido en la zona de Valdeorras, es que el presupuesto existe. Está consignado, pero no se ha gastado, o bien se ha destinado a otras inversiones.

De los 30 millones proyectados apenas una mínima parte está invertida en este proyecto de mejora viaria que tanto fue anunciado en su momento por los responsables del actual Gobierno central y defendido por el alcalde socialista de O Barco de Valdeorras.

Hoy, pasado el tiempo, la presión social va en aumento, pero no acaba de obtener resultados positivos, dado que las obras siguen paralizadas. Parte de la maquinaria sigue en el lugar sin apenas actividad.

Tanto desde el sector empresarial, como político, incluso desde las formaciones afines al Gobierno central, consideran que es necesario desbloquear cuanto antes la situación para poder dar servicio a un sector pizarrero que lo necesita.

Malestar por el nuevo retraso del enlace del vial pizarrero con la N-120