domingo. 05.02.2023
undefined
Abel, en su casa de los Montes de la Ermita. ANA F. BARREDO

La Asociación Cultural de Antiguos Vecinos, Propietarios y Herederos de los Montes de la Ermita, en la que están inscritos cerca de medio centenar de personas, ha salido al paso de la reacción del alcalde de Igüeña, Alider Presa, tras rechazar las pretensiones de empadronar a un vecino —Abel—, acabar el asunto en los tribunales y decir que el Ayuntamiento no puede hacer frente a tanto gasto de mejoras en la localidad.

María del Mar Suárez y su esposo José Manuel Platas Blanco aseguraban este martes que no entienden los motivos reales para que un Ayuntamiento como el de Igüeña, o cualquiera de España, se oponga a que un pueblo crezca si hay interés en volver a vivir en él. «No sabemos qué intereses hay para que esté pasando esto y desde el Ayuntamiento reaccionen así. Ese es el quid de la cuestión, saber eso», incidían.

Los dueños de propiedades en los Montes de la Ermita consideran que tienen derechos adquiridos y de hecho José Manuel Platas enseñaba a este periódico el recibo del IBI que le pasaron por el banco para cumplir con el requisito de la contribución urbana.

La cuota pagada por su vivienda el 10 de octubre del año pasado en los Montes de la Ermita, correspondiente al 2022, fue exactamente de 157.15 euros. Por eso, estiman que para pagar sí son contribuyentes, pero para reclamar un mínimo como es empadronarse, no.

Los integrantes de esta asociación cultural sostienen y reiteran (Ver Diario de León del 18 de julio de 2021) que no buscan beneficios en el reparto de la explotación de los montes de la zona, pero sí quieren que el alcalde Alider Presa aporte la documentación sobre concesiones que ofrece el pueblo al que le niega el poder empadronarse, pese a que un tribunal ya se pronunció a favor.

Esta misma asociación cultural estima inapropiado que el suelo forestal de su jurisdicción pasase a formar parte de Quintana de Fuseros. Creen que deben mantener el estatus jurídico pese a perder la junta vecinal.

Montes de la Ermita no deja empadronarse pero cobra el IBI. Más de 150 euros por casa