lunes. 15.08.2022
Sexto día acorralados por el fuego

Pánico de noche y pavor de día en Puente

Propietarios, militares de la UME y brigadistas evitaron de madrugada que ardieran 3 casas en La Arquela y quemara el barrio Los vecinos pasaron la noche en vela con niños en la calle llorando La zona aledaña de Quereño fue un infierno

Una cosa es que te lo cuenten y otra bien distinta verlo, vivirlo y padecerlo. Sobre todo, si a tu casa se acercan de noche —sin control— lenguas de fuego forestal de varios metros de altura. Y todo, con tu marido y tus hijos en la vivienda unifamiliar.

Esto sucedía en Puente de Domingo Flórez a eso de la una de la madrugada de ayer jueves. Luisa y Asunción defendieron con el resto de su familia sus propiedades, viendo en algunos momentos cómo sus hijos lloraban en la calle y entraban en acción brigadistas e integrantes de la Unidad Militar de Emergencias.

Por lo que contaban ayer en Puente, poco menos que se metieron dentro de las casas para repeler y defender con su experiencia y medios las llamas.

Pasada la noche y llegado el amanecer, al llegar desde Ponferrada por la carretera Nacionao 536, Puente de Domingo Flórez poco menos que parecía un escenario de guerra. Los helicópteros se movían como avista cabreadas soltando agua sobre llamas y braseros de pinares del Coto, haciendo ulular las sirenas y creando así entre amplia bruma de humo una gran sensación general de desasosigo.

Testimonio en directo
«Esto se convirtió en un infierno. Casi nos arde la casa, bestial. Pensamos que nos comían las llamas»

Jesús, su esposa y sus hijos vivieron afligidos desde casa los momentos más duros y peligrosos de este fuego infernal que lleva ya varios días castigando la zona. «De pánico, hubo un momento que pensamos que las llamas nos comían, porque bajaron cerca de la carretera y creímos que cruzaba el asfalto y se llevaba por delante el resto de casas del barrio de La Arquela. No dormimos nada esta noche», relata Jesús.

Asunción es la propietaria de una de las tres casas que más peligro corrieron. «Esto se convirtió en un infierno. Si no es por mi marido y mi hijo nos arde la casa. Nos vieron en la zona de las cuadras apagando y al vernos subieron. Allí paramos el fuego como pudimos. Si no fuera eso, hubiera ardido todo. Ha sido bestial»

María Jesús regenta con su marido Luis un negocio de maquinaria, en una nave situada en esta zona: «De madrugada tuvimos que sacar los perros de la nave y llevarlos para casa. Fue tremendo, de miedo».

El alcalde de Puente, Julio Arias, lleva ya varios días al tando de todo el operativo, dando consejos y detalles para tratar de ser más afectivos entre todos. Ayer contaba que lo están pasando mal todos, que da mucha pena contemplar las pérdidas y lo negro que quedan ahora los montes, aunque indicaba que, por fortuna de momento el fuego no ha dañado al Camino de Invierno de la zona de Puente. Sí la de Valdeorras. Al cierre de esta información el fuego seguía amenazando Puente y Quereño.

Pánico de noche y pavor de día en Puente
Comentarios