jueves 20/1/22
                      Imagen de archivo de la Puerta del Perdón de la iglesia de Villafranca del Bierzo. ANA F. BARREDO
Imagen de archivo de la Puerta del Perdón de la iglesia de Villafranca del Bierzo. ANA F. BARREDO

La Puerta del Perdón de la iglesia de Santiago, en Villafranca del Bierzo, que permanecerá abierta hasta el 31 de diciembre de 2022 de forma excepcional, cumpliendo la decisión del papa Francisco de ampliar hasta el año que viene el Año Jubilar por la pandemia, ha sido testigo hasta ahora de un solo caso de Jubileo en lo que va de 2021.

Fue el pasado 10 de octubre, según explica Manuel Fernández, presidente de la Cofradía de Nuestra Señora de las Angustias y Caballeros de Santiago, institución encargada de mantener la tradición. El peregrino, de nacionalidad española, según añade, sufría importantes heridas en los pies, además de una depresión.

Desde hace siglos, Villafranca conmemora en el inicio de cada Año Santo con el privilegio que permite que los peregrinos enfermos o que hayan sufrido un accidente obtener el Jubileo cuando se ven impedidos para continuar el Camino. Los peregrinos deben acreditar un recorrido mínimo y aportar un certificado médico que atestigüe que no pueden seguir caminando antes de recibir su documento acreditativo.

La apertura de la Puerta del Perdón en Villafranca del Bierzo, que tiene su origen en un privilegio concedido por bula papal de Alejandro VI y que permaneció tapiada durante más de 100 años hasta 1948, sitúa a la ‘pequeña Compostela’ como un punto singular en todo el Camino de Santiago. La Puerta del Perdón es la única, junto con la de la Catedral de Santiago, en la que pueden conseguirse las Indulgencias Plenarias en caso de imposibilidad, por accidente o enfermedad, de continuar hasta Santiago de Compostela, cumpliendo las mismas prebendas que en la propia Catedral compostelana.

En 1999, seis personas obtuvieron el Jubileo de esta manera, mientras que en 2004 fueron cuatro los peregrinos que ganaron las gracias jubilares en Villafranca, de entre los más de 60.000 que la visitaron. En el último Jacobeo, en el año 2010, fueron 48 las personas que ganaron el Jubileo sin alcanzar la Tumba del Apóstol.

El Año Santo se celebra siempre que la festividad de Santiago (25 de julio) coincide en domingo, lo que sucede cada 6, 5, 6 y 11 años. El último Año Santo se celebró en 2010. Durante los Años Santos la afluencia de peregrinos se incrementa y la Puerta Santa se abre a lo largo de todo el año como símbolo del perdón e indulgencia; también la de Villafranca.

El pasado el 31 de diciembre, fue testigo de un acto institucional con la presencia del presidente de la Junta, Anfonso Fernández Mañueco, y varios consejeros, acto que estuvo presidido por el obispo de Astorga, Jesús Fernández. Sin embargo, la relevancia del Año Santo no está sirviendo para que las instituciones velen por la conservación de este templo, que forma parte del conjunto histórico de Villafranca. Según Manuel Fernández, la iglesia de Santiago tiene goteras que están afectando al interior, y humedades en sus paredes. «No nos hacen mucho caso, y es una pena porque representa una de las singularides más importantes del Villafranca», explica.

En la alta edad media se conocía a la localidad con el nombre de Burbia y pasó a denominarse Villafranca del Bierzo a partir del siglo XII, por ser «Villa de francos», llegados seguramente con el fin de realizar la peregrinación a Santiago de Compostela. De ahí su actual denominación.

La Puerta del Perdón suma por ahora un Jubileo en su apertura hasta 2022