lunes 26.08.2019

Una osezna que busca a su mamá

Un vecino de Villablino localiza una cría de oso perdida y ahora la Junta intenta devolverla a la naturaleza.
Una osezna que busca a su mamá

José María Gómez, un vecino de Villablino, circulaba tranquilamente por la carretera C-631, a la altura de Palacios del Sil, cuando descubrió que una pequeña osita merodeaba por el asfalto la vía. Sola. Sin su madre y completamente desprotegida. Por este motivo, decidió recogerla y protegerla en el maletero de su coche mientras daba aviso a los agentes de la Patrulla del Oso de la Junta. El hallazgo de la pequeña osezna se produjo el pasado jueves y, ayer mismo, fue trasladada a un centro de la comunidad autónoma donde se le protegerá y cuidará hasta que pueda ser devuelta a la naturaleza.

La pequeña osezna tiene cuatro meses y durante estos cinco últimos días ha estado custodiada en un paraje natural de la provincia de León. Desde la Fundación Patrimonio Natural, perteneciente a la Junta, especificaron ayer que la máxima prioridad ahora es proteger a la cría de oso pardo, por lo que no desvelarán su ubicación para que el animal no se ‘troquele’, es decir, que no se acostumbre a la presencia del ser humano lo que después repercutiría negativamente en su reinserción en la naturaleza.

Desde el pasado jueves un equipo de la patrulla de la Junta patea constantemente la zona en la que apareció la cría para poder localizar a la madre, que sería la mejor vía para devolverla a su hogar. Se han establecido dos turnos que trabajan en dos zonas para conseguir localizar a la progenitora de la cría localizada en Palacios. Por este motivo, han dejado como cebo varias piezas de carroña para intentar atraer a la osa, pero de momento no ha habido resultados. Tampoco ha aparecido indicio alguno que apunte a que la madre ha muerto.

Otros diez días más

Está prevista que esta intensa búsqueda se alargue al menos otros diez días, aunque desde la Junta apuntaron ayer que se alargará cuanto sea necesario hasta que se descarten todas las posibilidades. En el caso de que la madre no aparezca, por que hubiera fallecido o no se localizara, la pequeña osita sería reintroducida en la naturaleza, aunque en otra zona distinta a la de Palacios del Sil para evitar posibles problemas por cuestiones de territorio.

Desde Patrimonio Natural valoran positivamente la reacción de José María Gómez, porque protegió al animal y, además, evitó que ocurriera cualquier accidente de tráfico, ya que vagaba por la carretera. Su rápida actuación también facilitó la puesta en marcha del protocolo. Cuando dio el aviso, a la zona de Palacios del Sil se trasladaron varios agentes medioambientales y varios miembros de la Patrulla del Oso, además del coordinador de ésta, que custodiaron a la cría y comenzaron a organizar la búsqueda de la madre.

Los últimos estudios con los que cuenta la Junta de Castilla y León apuntan que en la Cordillera Cantábrica existen actualmente unas 130 parejas de osos pardos, de los que cien estarían repartidas en la zona occidental. Desde la Fundación Patrimonio Natural se destacó los efectos positivos de las tareas de sensibilización que están realizando desde hace años en los pueblos oseros y que, en esta ocasión han permitido actuar correctamente con la pequeña cría de oso pardo.

Una osezna que busca a su mamá