sábado 21/5/22

Mañueco usa el lenguaje inclusivo que desdeña Vox e insta a huir del «ruido» del pacto a sus «consejeros y consejeras»

El presidente de la Junta avisa de que el nuevo gobierno es «ante todo una herramienta democrática al servicio de las personas» y pide a su equipo que se ponga a trabajar ya García-Gallardo tiene que defender la «honradez impecable y sin tacha» del consejero Santonja
                      El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, posa en una foto de familia con los miembros de su nuevo gabinete durante el acto de toma de posesión celebrado ayer en Valladolid. RAÚL GARCÍA
El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, posa en una foto de familia con los miembros de su nuevo gabinete durante el acto de toma de posesión celebrado ayer en Valladolid. RAÚL GARCÍA

El presidente y vicepresidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco y Juan García-Gallardo, se rebelaron ayer contra el «ruido» generado en torno a su acuerdo de gobierno de coalición en la Comunidad. «Que el ruido que se intenta generar no nos desvíe de lo importante, servir a las personas de Castilla y León», instó a los consejeros Mañueco.

Con esta frase, pronunciada al final de su discurso en la toma de posesión del vicepresidente y los consejeros del nuevo Gobierno, celebrada en el Auditorio de Teatro Experimental del Centro Cultural Miguel Delibes de Valladolid, Mañueco pidió a sus compañeros de gabinete que desde hoy mismo se pongan a trabajar «a pleno rendimiento», sin que les distraiga el «ruido» generado en torno al primer acuerdo de coalición que incorpora a Vox a un gobierno autonómico en España.

Pese a los intentos por poner en marcha un gobierno que trabaje de forma unánime, las intervenciones públicas de ambos dirigentes y de los dos partidos dejaron ayer en evidencia que existen diferencias que persisten y comunican de forma distinta, como quedó reflejado en la fórmula de comparecencia por la que optó Vox.

Frente a lo que suele ser habitual en estos actos, únicamente tomó la palabra ante la prensa el vicepresidente y líder de Vox en la Comunidad, Juan García-Gallardo, erigido en portavoz único de sus compañeros de partido, mientras que los cuatro consejeros y las tres consejeras designados por Mañueco comparecieron uno a uno, paradógicamente en medio de un ruido generado por el tumulto a la salida del salón, donde estaba instalado el set de prensa.

García-Gallardo responsabilizó a los medios de comunicación de extender una «sombra de sospecha» acerca de la labor de Vox, aunque confió en que con el paso de los días y la gestión «se irá disipando».

De hecho, ayer ya tuvo que defender la «honradez impecable y sin tacha» de los consejeros designados por Vox al ser preguntado por si considera ético que el nuevo titular de Cultura, Turismo y Deporte, Gonzalo Santonja, cobrara como asesor externo de una fundación que presidía. El dirigente de Vox vinculó estas «sospechas o insinuaciones» contra esta formación y sus representantes con el «ruido» al que también se refirió el portavoz del partido en el Congreso de los Diputados, Iván Espinosa de los Monteros, convencido de que «proviene de la izquierda y el separatismo» que «todavía predominan en los medios de comunicación tradicionales».

En un discurso que Mañueco arrancó con el uso del lenguaje inclusivo, para referirse a los «consejeros y consejeras» de su nuevo gabinete, el presidente apeló a su «valía, coraje y capacidad» para formar «equipos sólidos» que les permitan afrontar con inmediatez los problemas actuales vinculados a la pandemia que todavía «colea», la crisis económica y los retos de futuro.

Las tres consejeras de la Junta respaldaron a Fernández Mañueco y subrayaron el «compromiso» del presidente con la igualdad aunque la consejera Blanco reconoció que le gustaría ver «más mujeres» para matizar a continuación que no sólo en gobiernos, sino también en sindicatos y patronales donde «brillan por su ausencia».

Mañueco defendió que este nuevo gobierno «ante todo quiere ser una herramienta democrática al servicio de las personas», además de «aportar estabilidad» sobre la base del acuerdo entre el PP y Vox, que en su opinión «responde con claridad a lo que han decidido en las urnas» los votantes de Castilla y León.

El presidente confió en que se trate de un gabinete «cohesionado» e insistió en la experiencia de quienes han estado ya en responsabilidades de Gobierno —todos los representantes nombrados por el PP pero no los designados por Vox—, ya que esa cualidad debe hacer que «se note desde el primer día» que empiezan a «trabajar a pleno rendimiento».

Sobre estas apelaciones de Mañueco a la experiencia de los consejeros que provienen del anterior gabinete, García-Gallardo defendió que los equipos que acompañarán a los consejeros de Cultura, Turismo y Deporte, de Industria, Comercio y Empleo y de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural están preparados para garantizar ese bagaje, al igual que los propios consejeros, de quienes dijo que van a demostrar su «máxima experiencia» en el ámbito público.

Mañueco pidió a los consejeros que pisen el terreno de las nueve provincias y que, además de ofrecer «soluciones», trasladen a los ciudadanos con los que se relacionen el «rostro de la ilusión y la esperanza».

«No sabemos si podremos dar una solución a todos y cada uno, pero sí el mensaje de esperanza, ilusión y optimismo», indicó.

«Rigor, ejemplaridad y transparencia, con ánimo de mejorar en cada cosa que hagamos», demandó también el presidente a sus colaboradores, con quienes dijo que ha trabajado «codo con codo» en los últimos días para aprobar hoy en el primero Consejo de Gobierno el plan económico con el que pretende hacer frente a la situación de crisis derivada de la guerra en Ucrania y el alza de precios vinculado al encarecimiento de la energía.

En palabras de Mañueco, no pueden esperar «ni un solo minuto» para comenzar a tomar medidas que ofrezcan soluciones a los problemas de «trabajadores, agricultores, ganaderos, empresarios y autónomos», que «no pueden esperan».

«Que el ruido que a veces se pretende generar no nos desvíe de lo verdaderamente importante: servir a las personas de Castilla y León», les instó.

«Os deseo mucho acierto, suerte en vuestro quehacer diario y el ruido nunca nos desvíe de los verdaderamente importante», concluyó.

Mañueco ha encomendado a Blanco la política de integración de los inmigrantes y a Suárez-Quiñones la dinamización demográfica.

Son las principales novedades del decreto de reestructuración de las consejerías publicado en el Boletín Oficial. A la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades, en la que se mantiene la zamorana Isabel Blanco (PP), la coordinación e impulso de la política de integración de los extranjeros inmigrantes, un asunto de extrema sensibilidad en Vox.

El leonés Juan Carlos Suárez-Quiñones, al frente de la nueva consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio, asume la dinamización demográfica de Castilla y León.

Mañueco usa el lenguaje inclusivo que desdeña Vox e insta a huir del «ruido» del pacto...
Comentarios