jueves 19/5/22

Vox desbloquea la investidura de Mañueco a cambio de su ley de violencia intrafamiliar

El papel institucional del futuro vicepresidente de la Junta, Juan García-Gallardo (Vox), frenaba también el acuerdo
                      Alberto Núñez Feijóo y Alfonso Fernández Mañueco el pasado fin de semana, en Sevilla. RAÚL CARO
Alberto Núñez Feijóo y Alfonso Fernández Mañueco el pasado fin de semana, en Sevilla. RAÚL CARO

Castilla y León tendrá una ley autonómica contra la violencia intrafamiliar, que coexistirá con la ya vigente Ley contra la Violencia de Género, e iniciará su tramitación antes del próximo mes de agosto. Es la clave del acuerdo alcanzado ayer por el PP y Vox para avanzar hacia la investidura de Alfonso Fernández Mañueco (PP) como presidente de la Junta.

Vox desbloquea así la investidura de Mañueco, que ya tiene fecha, el lunes 11 de abril. Minutos antes de que el Registro de las Cortes cerrara el presidente del Legislativo, Carlos Pollán (Vox), registró ayer la convocatoria de la Mesa y la Junta de Portavoces para el jueves, lo que permitirá programar el pleno de investidura para el lunes, 11 de abril, ya en plena Semana Santa. Habrán pasado 58 días sin Gobierno en Castilla y león, con Mañueco y sus consejeros en funciones casi dos meses.

A través de un comunicado, ambos partidos explicaron ayer los términos de su acuerdo, incluidas las competencias que asumirá desde la Vicepresidencia de la Junta Juan García-Gallardo (Vox), con el que dan por cerrado definitivamente el tira y afloja que en los últimos días había mantenido sin concretar la fecha de la investidura de Mañueco, hoy ya anunciada para el próximo lunes, 11 de abril.

Además de ese compromiso sobre la violencia intrafamiliar, que desarrolla el punto 10 del acuerdo suscrito por Mañueco y García-Gallardo el 10 de marzo, ambos partidos han detallado que otro de los puntos en los que Vox demandaba más concreción, referido a la memoria histórica, se resuelve con el plazo del 30 de junio para tramitar una normativa «en materia de concordia».

Sobre este asunto, el acuerdo general de legislatura plantea en su punto 3 «reivindicar nuestra historia común, entendida como elemento integrador para la reconciliación, combatiendo cualquier intento de quienes tratan de utilizarla para dividir a los españoles», aunque la demanda inicial de Vox había sido la derogación del vigente Decreto de Memoria Histórica y Democrática de Castilla y León.

EL ESCOLLO DEL VICEPRESIDENTE

Otro de los flecos que quedaban en la negociación era el papel institucional del futuro vicepresidente de la Junta, Juan García-Gallardo (Vox), después de que hace unos días este partido propusiera el nombramiento de sus tres consejeros de Agricultura (Gerardo Dueñas), Cultura (Gonzalo Santonja) e Industria y Empleo (Mariano Veganzones).

En el caso de García-Gallardo, el acuerdo anunciado ayer detalla que asumirá la Presidencia de la Comisión Delegada del Gobierno y de la Comisión de Simplificación Administrativa, que en la pasada legislatura tenía atribuidas el consejero de Economía y Hacienda y actual portavoz de la Junta en funciones, Carlos Fernández Carriedo, por lo que finalmente el dirigente de Vox no asume el control sobre la Comisión de Secretarios Generales sino que estará presente a través de alguien de su confianza en ese eslabón clave en la tramitación de asuntos en el Consejo de Gobierno.

La Comisión Delegada del Gobierno incluye la decisión sobre procedimientos ambientales vinculados con la puesta en marcha de negocios, según detalla el comunicado de ambos partidos, que además sitúan a García-Gallardo como suplente en el Comité de las Regiones y como Comisionado de las Víctimas del Terrorismo.

AUDITAR MUTUAMENTE SI CUMPLEN

También asume García-Gallardo la representación institucional de las relaciones de la Junta con el Consejo Consultivo de Castilla y León y el Procurador del Común, así como con las fundaciones, asociaciones y colegios profesionales.

El PP y Vox han asegurado que sus conversaciones de las últimas semanas buscan «formar un Gobierno autonómico estable, sólido y fuerte pensando en los intereses de las personas de Castilla y León y de España».

Para conseguir el objetivo, los nuevos socios de gobierno han establecido los mecanismos de evaluación del cumplimiento de su pacto, como comisiones de seguimiento del programa de gobierno y para la elaboración y autorización, seguimiento y evaluación de planificación de campañas de publicidad institucional, con la participación de la Vicepresidencia, tal y como ya ocurría en la anterior legislatura entre representantes del PP y de Ciudadanos.

FEIJÓO: QUE CUMPLAN

Ayer mismo, el nuevo líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, afirmó que el europeísmo y el autonomismo del PP son cuestiones que les «separan mucho» de Vox, al tiempo que instó a esta formación a cumplir el acuerdo firmado el 10 de marzo en Castilla y León.

Feijóo evitó etiquetar a Vox como de extrema derecha. «Un partido autonomista y otro que no lo es, son concepciones muy distintas; si lo que pretenden son descalificaciones del presidente del PP a otro partido político voy a intentar no caer en ese error», dijo en una entrevista con Onda Cero, en la que apuntó que respeta a todos los partidos.

El presidente de la Xunta de Galicia no ha confirmado si asistirá o no a la investidura de Mañueco como presidente en Castilla y León, en la primera coalición de Gobierno entre el PP y Vox. Dependerá de su agenda, apuntó.

«Sé que hay un acuerdo, que se ha firmado y que Mañueco lo ha cumplido, corresponde a los socios de la coalición cumplir el acuerdo que se firmó hace semanas», afirmó antes de que se conociera la fecha del 11 de abril.

Preguntado sobre si quiere evitar fotos con el líder de Vox, Santiago Abascal, ha reiterado que el PP no mirará «de reojo» a otras formaciones porque aspira a lograr mayorías y, pese a que haya gente que cree que es por eso un «iluso», no va a insistir y persistir en «errores políticos de la última década en España» al tiempo que defendió a los «grandes partidos que han hecho la transición española» y saben gestionar.

Vox desbloquea la investidura de Mañueco a cambio de su ley de violencia intrafamiliar
Comentarios