lunes 26.08.2019
CORNADA DE LOBO

De pura raza

Hay no pocos hispanos que piensan votar a ese Trump que les insulta y están de acuerdo con él en cerrar con muro las fronteras a su gente «porque entran también muchos delincuentes», dice el morenito entontecido que ya tiene un status mendigado tras tantos años de trabajo clandestino o esclavo... y que no quiere dejar que entre la chusma ni se le arrime al cachito de ciudadanía norteamericana que ya pilló.

Ni pidas a quien pidió... ni sirvas a quien sirvió.

Esa gente a la que cierra el paso es de su misma región o color, algo que él no podrá esconder aunque se blanquee con talco la jeró, pero ahora se ve distinto, tiene rango y no se apea del «quita allá» que reservamos al pariente pedigüeño... qué cabrón... ahora ya puede comer sopas con la raza superior, la rubia trump anglosajona que se arroga la propiedad moral de Estados Unidos, aunque sus antecesores también fueran emigrantes arrastrados al nuevo mundo por el hambre perra o por huir de la justicia (para delincuentes, aquellos, los suyos).

Raza, nación, bandera/frontera...

Muchos dueños de perros alardean de su canelo como de pura raza... ya, pura... el primer perro quizá, porque era sólo un lobo, un chacal o dingo. Todo lo que vino después es pura bastardía, mezcla y cruce que fue gestando la interminable lista de «marcas» de perros que el tonto y el negocio definen como «de pura raza».

Salió este tema al pegársenos un cazurrángano que blasona de ser leonés puro de muchas generaciones y nuestro analista de la tertulia le pidió un poco de su saliva que guardó en un tarrito para averiguarle el rastro genético del que procede. La próxima semana lo sabrás, le dijo. Y así fue. La cara lerda que se le quedó al purasangre cazurrete era un poema. En su genealogía aparece un astur, un legionario romano que era libio, un visigodo violador, dos suevos galaicos, mozárabes huídos de Córdoba, un benedictino francés de Sahagún que fornicó en diez leguas a la redonda, judíos a maza, peregrinos normandos, almohades de Alcoy... y esto sólo era un tercio de la lista.

De pura raza
Comentarios