domingo. 26.06.2022
Gente de aquí | La bici más ecológica

Madera sobre dos ruedas

El ingeniero leonés Rubén Darío García fusiona su pasión por la madera y los pedales y diseña la Rudy Bike, una bicicleta de chopo con tres modelos.
Rubén Darío García con sus bicicletas de madera Rudy Bike, en modelo masculino e infantil.

«Mira la bici ecológica», comentan admirados los vendedores calés de la plaza de Colón cuando ven salir a Rubén Darío García con su cuadro de madera sobre dos ruedas. Si las bicicletas son el medio de transporte más ecológico, aparte del coche de San Fernando, un rato a pie y otro andando, la Rudy Bike que ha diseñado y patentado este joven ingeniero lo es doblemente.

«Está hecha de contrachapado de ocúmen, la de hombre, y de chopo, la de mujer e infantil», explica. Evo, Classic y Kid son los nombres con que ha bautizado a cada uno de los tres modelos que acaba de registrar en la Oficina Española de Patentes y Marcas.

«Me propuse hacer una bici de madera y que fuera funcional», explica. Quería fundir dos pasiones, la bici y la madera y lo consiguió con ciencia, tecnología y herramientas muy básicas (sierra de calar, fresadora de mano y lijadora) en la casa de su pueblo materno, Orzonaga. Empleó incontables horas delante del ordenador con el Autocad y 80 para construirla.

Las Rudy Bike llaman la atención. Los viandantes se paran en el paseo de La Condesa y miran con detenimiento el ingenio. «¿Qué sistema de frenado tiene?», pregunta un hombre que parece entender de bicis. «En la Evo es de piñón fijo (fixie) y en la Classic de contrapedal, la de niño no lleva», responde.

Tiene razones de peso para estar satisfecho: «La bici pesa 14,200 kilogramos, cuando una de paseo convencional pesa 16 kilos, y la de mujer es algo más ligera al ser de chopo», aclara. Ahora su objetivo es comercializar las tres bicis y busca un taller para fabricarla. La elaboración artesanal es para su propio uso y el de su novia, a quien le regaló el modelo Classic femenino.

Rubén Darío García se gana la vida, como tantos jóvenes leoneses, fuera de su tierra, en Cáceres. Regresa a León cada jueves y está al tanto de la situación de la bici en la ciudad: «Ha habido una evolución muy grande. Hay casi 20 kilómetros de carril aunque el centro es complicado», aclara. Miembro activo de Bici Crítica, cree que la actitud de la gente cambiará a los políticos. Para él, la bici es «libertad».

Madera sobre dos ruedas
Comentarios