jueves 2/12/21

Lo más fácil es decir que no pasa nada porque las que mueren asesinadas son mujeres. Eso es lo más fácil, pero no es la verdad. O no toda. Y no lo es porque seguimos escuchando voces femeninas que trivializan, quitan importancia, que intentan ocultar con cambios de tercio el drama que vive este país. Ya van 31 y cuatro niños. 31 mujeres y cuatro niños asesinados sin que a nadie parezca perturbarle lo suficiente para que algo cambie. De seguir la cuenta macabra, este año romperemos todos los marcadores de la criminalidad feminizida.

La semana pasada abrían un juzgado en León cuya única ocupación será la gestión de las cláusulas suelo. La decisión demuestra que hay asuntos prioritarios, asuntos que no pueden esperar, asuntos que cuentan en la cuenta electoral. Las cuentas económicas no esperan. Supongo que pesan más en el voto que el kilo de mujer maltratada o el de los huérfanos, a los que se les quita la madre y la dignidad de la orfandad.

El ejemplo de León marca el del resto de España. Aquí sólo hay un juzgado de Violencia de Género. Funciona empotrado junto a uno de los de Instrucción. Sería más ajustado decir que hay uno de Penal que con los restos del día se ocupa de la violencia machista. Ya ven, 31 mujeres asesinadas y seguimos compartiendo juez con los robos, aunque puede que digan que hay exoneraciones. ¿A qué esperan? Supongo que es demasiado pedir, o demasiado dar, que aquí la virtud no se encuentra por ningún lado.

No, en León las mujeres no tenemos derecho a que haya no digo dos, digo un solo juzgado que se dedique por entero a defendernos. ¿Para qué? La mayoría de las denuncias son falsas ¿verdad? La mayoría... Hay dos tipos de delito. Por acción y por omisión. Cada vez que se asesina a una mujer, alguien en el Estado ha mirado hacia otro lado. No sé si las instituciones, ahora que se habla tanto de la presunción de culpabilidad, tienen más o menos responsabilidad, pero lo que creo, a la vista de las cifras, es que en el caso de los feminicidios hay corrupción institucional.

Mujeres sin justicia
Comentarios