martes. 07.02.2023

El Fin del Mundo es un tema muy visitado en tiempos de roer estaca porque, viendo que puede haber algo peor, nos parece que «lo del ojo» no es nada; y creyendo que viene el Fin de la Cosa, nos despreocupamos de afanes a largo plazo y de angustias a vuelta de correo... al fin y al cabo, ¿qué importa nada si el Acabose está detrás de esa esquina?

Pues es absolutamente necesario dar por cierto ese Acabose y que puedan tener razón los mayas con su profecía de que el mundo se acabará el próximo 21 de diciembre, cosa que podría suceder si un asteroide con un leñazo al bies pone al planeta a dar vueltas como un tiovivo en brasas... o también si se le ocurre una idea brillante y atómica a Ahmadineyad invitando a juerga nuclear a los israelíes, a los pakistaníes, a los coreanos, a los rusos por detrás, a los chinos por medio, a los americanos por encima... y a la India, que se apuntará a última hora para pillar cacho y cobrar cenizas.

Sócrates Valdueza cree que la Crisis y el desarreglo planetario podrían resolverse antes de once meses tan sólo con que los científicos se pusieran de acuerdo en comunicar a la humanidad una mentira piadosa pero curativa y milagrosa. Digan, por favor, que, en efecto, se espera para diciembre el impacto de un asteroide descomunal con su devastación total y aniquilación de gentes, bichos e hipotecas.

Sólo tendríamos once meses para arreglar asuntos y disfrutar del corto resto de vida. Nos daríamos treguas en broncas y guerras. Los ricos sacarían desesperadamente todos los oros y dineros escondidos para gastarlos en últimos homenajes. Afloraría cien veces más dinero del necesario para resolver defintivamente esta crisis. Se dispararía el consumo y, en consecuencia, la producción... serían meses de febril actividad, gasto y ocupación... y la industria del ocio y turismo, en cabeza del boom económico final... ¡viva España!...

En estas, los científicos se dirigirán de nuevo a la humanidad a principios de diciembre y dirán: «Inocenteeees... ¡que era broma!... y calma, que ahora el dinero fluye, hay trabajo, el bienestar galopa... ¡y además no os matará un asteroide!... ¿qué más queréis en tan solo once meses?»... Y va Rajoy y toma nota.

Que llegue
Comentarios