lunes. 05.12.2022
test
Decenas de personas hacen cola para realizarse un test de antígenos. MIGUEL OSES

La Junta de Castilla y León ha fiado este jueves a los test, con la puestas en marcha de unidades móviles para los lugares con más incidencia, los rastreos y las vacunas la respuesta a una disparada sexta ola que hoy alcanza una incidencia de 1.233 casos a dos semanas, aunque con los hospitales aún resistiendo.

Así lo ha concluido el portavoz de la Junta, Carlos Fernández Carriedo, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, con la vista puesta en el desarrollo del decreto del Gobierno central en cuanto al uso obligatorio de mascarillas en el exterior, que Castilla y León pide que tenga como excepciones el medio rural y los espacios naturales.

Los expertos, convocados

Una vez que se conozca el decreto, Carriedo ha avanzado que el consejero de Sanidad reunirá a los expertos para ver la situación que recoge y lo que se pueda derivar de la misma.

Además, en la línea de lo que anunció ayer el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, tras la conferencia de presidentes para analizar el momento de la pandemia, se pondrán en marcha unidades móviles que se acercarán a las áreas y municipios con incidencias más elevadas para que las personas que lo deseen o con alguna incidencia puedan hacerse esa prueba.

El portavoz de la Junta dicho que el consejero de Sanidad está trabajando para articular cuántas unidades, profesionales y ubicación debe haber, y ha incidido en que en la medida que no requieren personal de la sanidad pública permitirán acercar los test a los territorios y liberar de esa tarea al personal de atención primaria de la Comunidad.

Más incidencia, pero menos ingresos

Fernández Carriedo ha sostenido que aunque la incidencia es alta no se traduce, como en otras olas, en un gran numero de ingresos en las ucis, por lo que se plantean los rastreos, los test y agilizar la vacunación, aunque la Comunidad ya haya cumplido con el objetivo que ayer lanzó el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de acabar el 2021 con un 80 por ciento de la población de entre 60 y 69 años con la tercera dosis inyectada.

"Ayer, día 22, ya cumplimos ese objetivo, ya que se superó la cifra con un 80,3 por ciento", ha trasladado el portavoz del Ejecutivo autonómico.

La Junta también recomienda que se limiten el número de unidades de convivencia y personas que se puedan juntar en los eventos navideños.

En cuanto al anuncio del Gobierno Vasco de que se ha puesto en contacto con los ejecutivos de las comunidades autónomas de su entorno, después de que la presidenta navarra, la socialista María Chivite, haya llamado el lehendakari, Iñigo Urkullu, para analizar la posibilidad de activar restricciones comunes para hacer frente a la sexta ola de la pandemia, Carriedo ha dicho que de momento no han recibido ninguna llamada.

Pero ha trasladado la disposición de la Junta a dialogar y escuchar, con política de mano tendida, para que se propicien decisiones que sean las mejores y en "defensa del interés propio de Castilla y León".

Sobre el anuncio del Ministerio de Sanidad de que habrá 150 puntos de vacunación móviles en España, Castilla y León pedirá contar con los que le correspondan en función de su territorio y su extensión, y los que puedan derivarse de las comunidades que no lo soliciente.

Y aunque ha valorado esas unidades, ha confiado en que vengan aparejadas de más dosis de vacunas, que sería aún más positivo.

La Junta fía a test, rastreos y vacunas la respuesta a la disparada sexta ola
Comentarios