domingo. 03.07.2022

Las personas que han pasado por la UCI y han sobrevivido al covid apenas recuerdan nada de este tiempo que, en el caso de Félix Mañanes, fue de casi mes. Cuando le sacaron de la sedación, antes de pasar a planta, recuerda que «tenía cables por todos los lados» y por el aspecto no sabía si quienes andaban por allí eran hombres o mujeres: «Iban como astronautas, todos tapados»,

Leli también tiene ese recuerdo del personal que les atendía en las habitaciones en la planta covid en la que estuvo ingresada. Los batidos que le daban, las nebulizaciones que le ponían nerviosa y las gafas del oxígeno han dejado huella en su memoria después de superar la enfermedad.

El personal sanitario entraba en las plantas con las epi completas para minimizar el riesgo de contagio que durante la primera ola de la pandemia supuso la baja por enfermedad o aislamiento de más de un 10% de profesionales de los centros hospitalarios y de Atención Primaria.

El matrimonio aún se pregunta cómo pudieron contagiarse con los escasos movimientos que hacían fuera de su casa. Aunque felices porque la tía a la que iba a visitar a diario no se contagió. «Está viuda, en un año perdió a dos hijos y al marido... Tres entierros en un año y tan mayorina, yo iba a visitarla todos los días porque desde que murió el primer hijo no volvió a salir de casa». A punto de cumplirse un año desde que cayeron enfermos, al mismo tiempo, a causa del virus tratan de pasar página y son más conscientes que nunca de aquello que el cura les dijo al casarse: Juntos en la salud y en la enfermedad.

«Los sanitarios iban como astronautas»
Comentarios