viernes. 27.01.2023

«Alfonso IX decía que un toro le daba vino y un león se lo bebía»

Javier Tomé presentó ayer en el Club de Prensa su obra ‘El León Tabernario’.
Javier Tomé, Ana Villanueva y Pepín Muñiz, ayer en la presentación del libro.

Javier Tomé presentó ayer en El Club de Prensa su nueva obra León tabernario, una guía amena en la que se reúnen algunas de las mejores historias de la pequeña historia de León y que ha realizado junto a Ana Villanueva y Pepe Muñiz. Se trata del segundo volumen que el historiador y colaborador de DIARIO DE LEÓN realiza tras León Insólito. El libro, que puede adquirirse a partir de hoy con el periódico, remite a la ruta turística que se puso en marcha en el mes de abril en el barrio Húmedo y que permite conocer la vidas tras las bambalinas de los cafés y tascas de la ciudad. El acto fue presentado por el diarector del Diario, Joaquín S. Torné, que aseguró que las grandes noticias se siguen encontrando en los bares. El Racimo de Oro, El Ruedo, Casa Valdesogo, La Mazmorra... son algunos de los escenarios en los que transcurren las historias cotidianas contadas por Tomé. Destaca entre todas la sicalíptica escuela de maridos, que cuenta cómo en un lugar apodado simplemente La Taberna se elaboraba un brebaje hecho a base de una gran cantidad de huevos que debían freírse en mantequilla, bañarlos en miel, convertirlos en pasta y comerlos hasta la saciedad acompañados en un mendrugo de pan. «Aunque nunca se supo si se trataba de huevos de ave o de testículos de toro, lo cierto es que después de ingerir semejante papilla el sexo viril permanecía durante toda la noche dando guerra y en posición de firmes», destaca Tomé. Fue la primera viagra de la historia o, al menos, de la historia de León

Una de las parejas que más notoriedad adquirió en el barrio Húmedo fue la conocida como ‘Sopaenvino. El lado femenino del dúo era una prostituta conocida como ‘la gorrina’, maestra en las batallas callejeras con ‘colegas’ de profesión.Pero en León no empieza y acaba todo. Y, por eso, el bloombook de Tomé se encarga también de cuitas ocurridas en Astorga, Ponferrada, Valencia de don Juan, Trobajo del Camino o San Andrés.

La historiadora Ana Villanueva aseguró que el Barrio Húmedo, nomenclatura inventada por Máximo Cayón, forjó la historia de León y destaca que en este lugar de la ciudad ha habido incluso hechos milagrosos, como aquella que asegura que la Virgen intercedió en la muerte de un soldado francés que durante la guerra de la Independencia mataba a todo leonés con el que se cruzaba y que encontró la Parca merced a una feliz caída tras una jornada enfrascado en vino.

El vino, tan importante para la historia de la ciudad que se dice que el mismísimo Alfonso IX solía asegurar que un toro le daba vino y un león se lo bebía; el vino, tan querido en la ciudad que se impuso un impuesto por su consumo para acometer la obra de la Plaza Mayor. Tan solícitos acudieron los leoneses al pago de la tasa que los trabajos finalizaron en tan sólo cuatro años... El vino, el color local, púrpura, como el vino. Aún nos estamos despertando...

«Alfonso IX decía que un toro le daba vino y un león se lo bebía»
Comentarios