domingo. 03.07.2022

Excavaciones realizadas en la Cueva de Prado Vargas, al norte de la provincia de Burgos, han permitido hallar una carnicería neandertal de hace 46.000 años.

La excavación, que concluyó este jueves, se ha realizado en un nuevo sector del nivel 4 permite recuperar más de 2.000 restos que ahonda en la hipótesis de que los grupos de neandertales organizaban el espacio de la cueva según las actividades que en ella realizaron. Este yacimiento situado en la localidad de Cornejo forma parte del BIC y del Monumento Natural de Ojo Guareña.

En 2019, en este yacimiento se descubrió un molar de leche perteneciente a un individuo de 8 años de la especie Homo neanderthalensis. Este diente, conocido con el nombre de Vera, es el resto humano más antiguo descubierto hasta la fecha en la zona de las Merindades, en el norte de la provincia de Burgos.

Durante la campaña de excavación de este mes de agosto los trabajos se han centrado en una zona nueva de la cueva denominada «sector hornacina». En total se han excavado 22 metros cuadrados pertenecientes al nivel 4.

Dos mil restos

Este nivel tiene una cronología de 46.000 años y durante esta verano se han recuperado más de 2.000 restos, predominando los fósiles de animales sobre las herramientas de piedra y los fragmentos de carbones. Los animales más representativos en este sector han sido los ciervos (Cervus elaphus) y jabalíes (Sus scrofa), seguidos de caballos (Equus ferus), rebecos, (Rupicapra rupicabra) y corzos (Capreolus capreolus).

Los huesos aparecen fragmentados destacando los pertenecientes a las extremidades y en menor medida costillas, dientes y otros restos del esqueleto craneal. Destaca el hallazgo de un par de astas y cuatro candiles de ciervo, así como la presencia de varios falanges completas.

Descubren una carnicería neandertal de hace 46.000 años
Comentarios