martes 21/9/21

La Diputación invirtió 203.000 euros en el patrimonio rural leonés

Ha rehabilitado 36 construcciones, entre ellas molinos, fraguas, puentes y palomares
‘La Puente de Abajo’, como se conoce popularmente en Cerulleda, es uno de los bienes ahora restaurados.

Cada vez son más las asociaciones, juntas vecinales y ayuntamientos que solicitan ayudas para la rehabilitación de su patrimonio civil más señero; cada vez los vecinos de las comarcas leonesas se dan más cuenta de que ese molino, ese puente, ese horno o ese palomar no son sólo valiosos porque vengan a visitarlos desde fuera, sino porque constituyen la memoria del pueblo y, si se destruyen, el pueblo pierde con ellos una parte insustituible de su personalidad, de su esencia.

De esta manera, la Diputación intenta atender la mayor parte de estas solicitudes, que llegan en buen número dada la gran extensión de la provincia y su riqueza y variedad en elementos etnográficos. Y así, la institución leonesa ha informado de que, en total, ha llevado a cabo 36 actuaciones para recuperar diversas construcciones con una inversión de 202.937 euros. «Gracias a la convocatoria de Patrimonio Inmueble de Interés Etnográfico que cada año impulsa y promueve la Diputación de León —comunican mediante nota oficial—, se ha concluido en el último año la restauración de 36 obras de recuperación de edificios singulares del patrimonio civil que presentan características propias de la arquitectura tradicional leonesa y pequeñas construcciones, tales como puentes o casas solariegas, y otras modestas construcciones como palomares, molinos, lavaderos, lagares, fuentes, pozos, cruces, etc.». «En esta ocasión —continúan— han tenido preferencia las intervenciones de rehabilitación o restauración de las construcciones o bienes inmuebles de interés etnográfico siguientes: cabañas de pastor, fuentes y puentes, así como cualquier otra tipología encontrada en el itinerario francés del Camino de Santiago». El cómputo final arroja un total de 10.020 euros para los dos ayuntamientos solicitantes, 96.666 euros para las 18 juntas vecinales presentes en el programa, y 96.250 euros con destino a bienes que son propiedad de particulares. Este año la inversión fue ligeramente inferior que en la campaña anterior, en la que se manejó un presupuesto de 320.000 euros.

Llama la atención la gran cantidad de palomares restaurados en esta ocasión, especialmente en la zona de los Oteros, los hornos, fuentes y molinos bercianos o, por su interés, los chozos de las brañas lacianiegas y las (especie de ‘neveras’ tradicionales) del Alto Sil.

La Diputación invirtió 203.000 euros en el patrimonio rural leonés
Comentarios