jueves. 09.02.2023

Iglesias rurales de puertas abiertas

La Diputación y los obispados de León y Astorga se alían con los pueblos y sus iglesias. El nuevo convenio que fue presentado ayer y firmado en el salón de plenos del Palacio de los Guzmanes de León escenificó la mejor sintonía para que los templos de localidades de menos de 20.000 habitantes, además del uso religioso, sean del pueblo y para el pueblo
                      Ángel de las Heras, obispo de León, y Eduardo Morán, presidente de la Diputación, ayer, en la firma del convenio. FERNANDO OTERO
Ángel de las Heras, obispo de León, y Eduardo Morán, presidente de la Diputación, ayer, en la firma del convenio. FERNANDO OTERO

El presidente de la Diputación de León, Eduardo Morán, y el obispo de León, Luis Ángel de las Heras, estrecharon las manos que une lo religioso y lo civil para que lo del pueblo, en estos tiempos de alerta hacia la España que se vacía, tenga todo uso para los habitantes que aún quedan en este tipo de poblaciones. Lo social y la tradición se enlazan para poner en valor, recuperar, cuidar y que sirvan de uso sus iglesias. Un inciso en el relato: Eduardo Morán advirtió que en muchos casos cuando suena la alarma de su mal estado, muchos templos, de todo tipo, sufren un grave deterioro. Como queriendo decir que este plan o convenio, solamente ya planteado tiene mucho que decir y que hacer.

Denominado Iglesia abierta, el convenio supone la aportación por parte de la Diputación de un total de 250.000 euros para cada una de las dos diócesis. Y su fin será la reparación y consolidación de iglesias, ermitas, santuarios y todo tipo de templos propiedad de las mismas que estén necesitados de tales reformas y que se encuentren enclavados en municipios de menos de 20.000 habitantes. El obispado leonés también aportará a este plan un total de 250.000 euros, así como el de Astorga. Por ello, será un millón de euros la cantidad que servirá para esta puesta a punto y valor de edificaciones tan simbólicas y representativas de los enclaves rurales de León.

gestión directa de los pueblos

El convenio incluye dos puntos novedosos con respecto a otros firmados por la entidad en anteriores mandatos. En primer lugar, que las aportaciones serán gestionadas directamente por los ayuntamientos y juntas vecinales, entidades que serán quienes soliciten la subvención y que además podrán colaborar económicamente aportando un 10%, como mínimo, del coste total de cada proyecto. Y, en segundo lugar, que los templos que se acojan a este plan deberán abrir sus puertas a actividades de interés cultural y social propuestas por los vecinos y feligreses de cada una de las localidades en los que estén enclavados, siempre y cuando no interfieran en las actividades litúrgicas y pastorales.

Eduardo Morán recordó que las iglesias, ermitas, templos, monasterios y santuarios propiedad de las diócesis de León y Astorga «representan una parte fundamental del patrimonio histórico-artístico de la provincia de León» y que, para la mayor parte de los núcleos de población de la provincia, «estos edificios vienen a constituir el elemento de mayor valor no solo patrimonial sino también social, pues son los lugares donde se celebran muchos de los rituales que marcan el día a día de cada localidad».

El presidente de la Diputación observó que la conservación y el mantenimiento de estas iglesias y ermitas «es un asunto que preocupa mucho a los vecinos y vecinas de nuestros pueblos» y que el mal estado de algunas de ellas «puede llegar a poner en riesgo, en algunos casos, su supervivencia». Morán expresó que, ante esta situación, el Instituto Leonés de Cultura de la Diputación Provincial «ha querido dar respuesta adecuada a esas demandas» de la misma manera que ha hecho convocando líneas de subvención destinadas a la arquitectura tradicional y a otro tipo de arquitectura monumental, y que sólo en los últimos tres años han superado los diez millones de euros de inversión.

En este caso, y dado que los templos son propiedad de la Iglesia -y por tanto no pueden acogerse a otras convocatorias-, el presidente explicó que el ILC ha concebido un ambicioso plan de inversión bianual, denominado Iglesia abierta, «que está diseñado para que tanto las propias diócesis como el ILC financien obras que serán promovidas directamente por los ayuntamientos y juntas vecinales de la provincia». «Entendemos -dijo- que esta implicación de las entidades locales es básica por dos razones: por la implicación histórica de las gentes de los pueblos para con sus templos y por la capacidad y experiencia de estas entidades en lo que se refiere a la gestión de subvenciones públicas en general, y del Instituto Leonés de Cultura en particular».

Además, Morán se refirió a otro punto destacado del convenio, el hecho de plasmar sobre el papel algo que ya está sucediendo en muchas iglesias como es la apertura de sus puertas para actividades culturales y sociales. «Estos espacios son, en muchas ocasiones, el único edificio público de los pueblos, y desde este punto de vista constituyen un verdadero centro social. Por eso, en un contexto donde los recursos son limitados, nos ha parecido de justicia plasmar en este convenio que los templos, además de continuar desempeñando su principal función de lugares consagrados al culto, refuercen también su vocación de espacios abiertos a la celebración de actividades culturales, sociales u otras que vengan a enriquecer la vida de cada uno de los vecinos de la localidad», afirmó.

tradición religiosa

Por su parte, el obispo de León, Luis Ángel de las Heras, agradeció la implicación de la Diputación con el patrimonio religioso de la provincia y calificó el convenio de «buena noticia» para los feligreses y vecinos del medio rural. «Necesitamos colaborar entre todos para que nuestro patrimonio esté en las mejores condiciones posibles», dijo, insistiendo en la larga tradición religiosa y de fe que representan las iglesias de los pueblos.

De las Heras reivindicó su papel en el sentido de que «hacemos justicia a la Historia manteniendo la fe y también nos compromete en la conservación del Patrimonio. Un Patrimonio que es cultural y, por supuesto, espiritual», dijo, además de destacar esta «buena noticia».

Iglesias rurales de puertas abiertas
Comentarios