martes 12.11.2019
El edificio recuperará la crestería original y en el futuro se rehabilitarán las tres casas anexas

El palacete de Independencia abriráa finales de año convertido en museo

La rehabilitación ha costado 1,1 millones para albergar 66 obras de Caneja y de artistas leoneses
En octubre concluirá la restauración del palacete de Independencia, según confirmó ayer a pie de obra el presidente de la Diputación, Javier García-Prieto. Sin embargo, el edificio diseñado por Juan Crisóstomo Torbado no abrirá al público convertido en museo hasta finales de año. La primera planta se dedicará íntegramente a exponer las 62 obras de pequeño tamaño que el artista Juan Manuel Díaz-Caneja dejó en herencia a León. Se cumplirá así un viejo sueño del pintor palentino, amigo personal de Antonio Gamoneda, a quien confesó su deseo de que algún día su obra pudiera contemplarse en este inmueble de 1927. La planta baja permitirá a la Diputación rescatar -de almacenes y pasillos-, obras de artistas leoneses de la rica pinacoteca que posee esta institución, acumulada a lo largo de décadas. Un patrimonio que podrá salir a la luz a través de exposiciones temporales. El sótano será un desahogo para los atestados almacenes del contiguo edificio Fierro, sede del Instituto Leonés de Cultura. Ambos inmuebles quedarán unidos en el futuro a través de sus respectivos patios y del de la vecina biblioteca pública, creando un gran espacio ajardinado en el que ahora se amontonan los restos -una montaña de piedras- del legendario hospicio. La Diputación pretende recuperar estas piedras en este mismo lugar, aunque no hay una idea clara de qué hacer con ellas. La última planta del inmueble (bajo cubierta) se dedicará a administración, biblioteca, sala de consulta e investigación. El edificio, con una superficie total de 1.372 metros cuadrados, ha suprimido las barreras arquitectónicas y será perfectamente accesible para minusválidos. En la entrada hay actualmente colgadas tres grandes fotografías en blanco y negro que aparecieron cuando se iniciaron las obras y que muestran la maqueta del inmueble, actualmente en paradero desconocido. Sin embargo, las imágenes han permitido a los técnicos averiguar cómo era la crestería (balconada) que coronaba el edificio, de la que se hará una réplica exacta. Construido en plena dictadura de Primo de Rivera como Instituto de Higiene, la Junta lo utilizó hasta el 2003 como laboratorio de análisis y aún hoy sigue suministrando metadona a drogodependientes en una de las tres pequeñas edificaciones anexas al inmueble principal. La Diputación, que en este proyecto invertirá 1,1 millones de euros, tiene pensado arreglar estas casitas, una de ellas para convertirla en punto de información. Las obras de rehabilitación, que comenzaron en enero y se adjudicaron a las empresas Decolesa-Goncelis, han respetado todos aquellos elementos arquitectónicos originales: mármoles, azulejería, pavimentos, barandillos, vidrieras emplomadas, carpintería interior, artesonados, molduras y relieves en yeso. Mención especial merece una gran vidriera con la imagen del Nobel Ramón y Cajal, en perfecto estado, realizada en 1928 por Basurto-Millar-González. COSTE DE LA REHABILITACIÓN En euros La restauración la sufraga íntegramente la Diputación. SUPERFICIE TOTAL En metros cuadrados Las dimensiones exteriores del palacete son 24,5 x 14 metros. EL EDIFICIO Año en que se inauguró Es obra de Juan Crisóstomo Torbado. SUPERFICIE POR PLANTA En metros cuadrados Repartidos en cuatro plantas: sótano, dos plantas sobre rasante y bajo cubierta.

El palacete de Independencia abriráa finales de año convertido en museo
Comentarios