jueves. 08.12.2022
El pintor Escarpizo promueve el proyecto «La mirada» de La Cepeda
Algunos son reconocidos maestros; otros, simplementemente buscan en la pintura, en el arte, la salida a la añoranza. Son una veintena de pintores de La Cepeda, una comarca leonesa que malvive entre un duro pasado y un incierto futuro. La Cepeda, ubicada en el tránsito de la cuenca del Duero y la del Miño, sufre una creciente despoblación. Ha perdido el 70% de sus habitantes en los últimos cuarenta años. Encierra paisajes de media montaña y pequeños valles llenos de agua y verdor. Perdido el vigor agrario, nadie ha llevado a este territorio otro mensaje que el de la emigración. Para acelerar el desastre, nunca se han construido buenas carreteras y las escuelas se fueron cerrando en nombre de un «estado de bienestar» que cambió al maestro por el repetidor de la televisón. En la geografía decadente han surgido diversas organizaciones culturales que trtan de mantener el rescoldo de vida de los pueblos. Una de ellas es Rey Ordoño I, que lleva el nombre del monarca asturleonés que repobló el territorio en el siglo IX. La mirada Esta asociación, que ha organizado ya varias exposiciones y ha publicado libros sobre aspectos históricos, antropológicos e incluso gastronómicos de la zona, programó para el 2002 una exposición para sacar a la luz las pinturas de los cepedanos. Isabel García, profesora y pintora aficionada, ha sido quien ha coordinado la labor, ayudada por Benito Escarpizo, un profesional de las artes y profesor, que acaba de realizar unas bellas vidrieras para la catedral de Astorga y ha ilustrado un libro sobre Gaudí. Ha sido así como de un territorio escondido surge a la luz el arte de sus habitantes. La mayoría son pintores aficionados. Algunos pintan en Madrid o Barcelona para dar rienda suelta a sentimientos de añoranza; hay otros que lo hacen en pequeños lugares de la comarca, reflejando bucólicos paisajes. Entre las obras, destacan las de media docena de grandes pintores, con obra en museos nacionales y extranjeros. Será una de los sorprendentes aportaciones culturales del verano leonés. Pero el interés también está en los otros, en gentes que, en ocasiones, descubren por primera vez sus obras, en las que depositan su infinita ternura. El colectivo expositor está formado por Alfredo Omaña, Basilio Machado, Benito Escarpizo, Elvira Fernández Cabeza, Tomás Álvarez, Enrique García González, Ernesto Serrano, Gracita Blanco, Isaber García, Luz Blanco Machado, Manuel Cuevas, Mari Luz Valderrey, María Teresa Cazcarra, Palmira Fernández, Manuel González, Pedro Abajo y Petri Sánchez. Los niños cepedanos La muestra, que estará abierta del 3 al 17 de agosto en el ayuntamiento de Villamejil, se presenta junto con otra exposición de dibujos de los niños cepedanos, a quienes se premiará con libros, donados por la asociación Ordoño I y las editoriales Everest y Prisa. La exposición cuenta con el apoyo de la mancomunidad de La Cepeda, el ayuntamiento de Villamejil, el Instituto Leonés de Cultura y la Junta. Además, se desarrollará un programa cultural paralelo, en el que se hablará de escultura, pintura y de las tendencias del arte moderno. Los actos culturales se celebrarán los días 4, 10 y 17 de agosto en la casa del concejo de Villamejil. La exposición, el concurso infantil de dibujos y el ciclo de conferencias se integran bajo el título de La mirada. Es el rescoldo de la cultura en el paisaje deprimido del noroeste español, de donde hace mucho que emigraron los dioses del progreso...

Pintores del paraíso perdido
Comentarios