lunes 1/3/21
Rehabilitar, recuperar y reactivar

‘Proyecto R’: seis millones para salvar el Patrimonio

De ahí el nombre del Proyecto R, una idea de la Diputación para salvar el ingente patrimonio civil de la provincia. Seis millones de euros para restaurar castillos, fortalezas, palacios, casonas o yacimientos en localidades leonesas de menos de 20.000 habitantes.
El palacio renacentista de Grajal de Campos. JESÚS F. SALVADORES

Grajal de Campos puede pedir 300.000 euros a la Diputación para ‘rescatar’ el palacio renacentista de los Vega, Monumento Nacional desde 1931, del que apenas se ha rehabilitado la mitad. La Diputación, a través del Instituto Leonés de Cultura (ILC), ha creado el Proyecto R, con seis millones de euros, para acudir al rescate del maltrecho patrimonio provincial. Es la mayor inversión que hace la institución provincial en patrimonio en toda su historia. Anteriormente, hubo otro plan de inversiones por 5 millones de euros, así como el denominado Plan Varatiel, por 1,1 millones, al que únicamente tuvieron acceso nueve ayuntamientos.

Ahora, con el Proyecto R también podrían salir de la vergonzante Lista Roja del patrimonio en ruinas, que elabora Hispania Nostra, desde el puente medieval de Pedrosa del Rey a la Casa del marqués de Campo Villar, la Villa Romana Los Villares o los castillos de Altafría (Valderas) y Villapadierna.

El presidente de la Diputación, Eduardo Morán, ha recordado que la Junta de Castilla y León ha destinado a restaurar el patrimonio de la provincia cinco millones de euros en seis años. Al Proyecto R podrán optar no solo ayuntamientos, sino por primera vez juntas vecinales y fundaciones que estén asentadas en municipios de menos de 20.000 habitantes y que presenten proyectos de rehabilitación por valor de entre 50.000 y 300.000 euros. A las fundaciones solo se les exige que el inmueble que restauren esté abierto al público.

El objetivo

«Dejar nuestro patrimonio en las mejores condiciones para las próximas generaciones»

Como condiciones, el Proyecto R exige a los ayuntamientos de menos de mil habitantes una aportación mínima del 10% del total de la obra; para los que tengan más de mil, la aportación será del 20%; y las fundaciones tendrán que abonar el 30% del total. El plazo de ejecución de todas las obras será de un máximo de quince meses. Las entidades que se acojan a esta subvención dispondrán de un plazo de mes y medio para aportar la documentación. Un comité de expertos del ILC tendrá la última palabra para decidir qué monumentos serán rehabilitados con cargo al Proyecto R.

Abstenerse la Iglesia

Morán ha destacado la importancia de un «proyecto de legislatura muy ambicioso» que permitirá «restaurar monumentos mineros, castillos, torres o puentes para dejar nuestro patrimonio en las mejores condiciones para las próximas generaciones».

«Se trata —afirma— de una apuesta por mantener el patrimonio de los pueblos y convencer a la gente de que se quede en el territorio».

Del Proyecto R quedan excluidos los bienes muebles y el patrimonio etnográfico y propiedad de la Iglesia, para quienes la Diputación tiene otras líneas de ayuda. Sí podrán acogerse a este crédito los yacimientos arqueológicos, no para campañas de excavaciones, pero sí para restauración de restos o construcción de centros de interpretación.

El pantano de Riaño no acabó con el palacio de los Allende, que fue desmontado y sus piedras numeradas. La reconstrucción sigue pendiente 34 años después. Las piedras continúan tiradas y muchas han ido desapareciendo poco a poco. Un proyecto que podría salir también ahora a flote.

‘Proyecto R’: seis millones para salvar el Patrimonio
Comentarios