martes 21.01.2020
Entrevista

‘Soy actriz por casualidad’

Carmen Conesa expone en Sharon Art hasta el 10 de enero la colección 'Dudando de todo, menos de ti'. Pese a su reconocimiento como intérprete, se considera  pintora
La actriz y pintora ante una de sus obras expuestas. M. PÉREZ
La actriz y pintora ante una de sus obras expuestas. M. PÉREZ

Es antes pintora que actriz, pero a Carmen Conesa todo el mundo la conoce por su trayectoria en las pantallas y los escenarios. Pero esa vena de artista plástica nunca se ha dormido. Es más, despierta cuando quiere o cuando se lo pide el cuerpo. Y León es uno de los lugares en los que da rienda suelta a su expresión artística. Tiene ahora Dudando de todo, menos de ti, una exposición en Sharon Art que se podrá ver hasta el próximo 10 de enero que recoge parte de sus últimos trabajos, que relaciona con temas musicales míticos y con los que cuenta su arte a partir de un criterio artístico que surge del sentimiento. Y cuando habla, esta catalana de media vida en Madrid, transmite la magia de los creadores introspectivos, aunque, como ella mismo dice, también deba de tener ese algo de exhibicionismo que se requiere para ser actriz.


Pero Conesa lo que es también es una excelente conversadora, que en este caso, entre actriz y pintora, ella lleva hasta a la física cuántica, aunque esa sea otra historia. Cuando en los 90 deslumbró en Las chicas de hoy en día, ella tenía muy presente su formación en Bellas Artes en su Barcelona natal. «Yo ahora lo pienso y creo que me tocó ser actriz por casualidad, y me lo pasé muy bien. Pero, en realidad soy pintora, así me veo», relata, aunque conviene recordar que su faceta actoral comenzó con premios a mejor actriz y actriz revelación en esa recordada serie.

 

Teletransportados a este 2019 que acaba, por aquello de la física cuántica que ella rescata para explicar muchas cosas, «los cuadros que tengo en León parten de contenidos emotivos, porque yo cuando pinto entro en un mundo de espiritualidad, en el que entran en juego todos los estados para partir de una abstracción. Aunque luego me lleve a pintar algo conocido. Pero el origen es ese», indica, además de asegurar que en esas obras hay algo del estado de ánimo de ese momento. Porque, además, parte también de fotos que hace ella misma.

 

«En estos últimos cuatro años, he pasado por momentos anímicos y personales muy diferentes, con más o menos trabajo», remarca. Y el resultado que se puede ver en Sharon Art son cuadros que remiten a temas de Jacques Brel, de Frank Sinatra y demás grandes de la música. Y hay paisajes, detalles urbanos, el mundo que le rodea, sensaciones que transmite con colores que ella trata a través de la luz con resultados que a veces dan la sensación de estar ante una visión que sería como la de una Sorolla del siglo XXI.

 

Entre cuadros anda entonces el juego de Carmen Conesa y su arte. Con cierto espíritu renacentista de una actriz que pinta, canta, toca la guitarra. Y que incluso tiene pendiente el reestreno de lo que asegura que va a ser un éxito: La Familia Addams, una comedia musical en la que hace de todo: actuar, cantar y lo que se tercie. Y que por cierto, por el cariño que muestra a León, quiere comentar que «no sé por qué había una fecha aquí, pero se ha caido», asevera.

 

Nuria Espert, Josep María Flotats, Juan Luis Galiardo, Amparo Rivelles... Son los nombres que pronuncia para explicar cómo sucumbió con esos maestros al veneno del teatro.

‘Soy actriz por casualidad’