jueves. 30.06.2022

Vuelve el punk leonés que surgió del frío de Trobajo

Los Restos del Naufragio se suben hoy a las tablas del Babylon
                      Jordi Hidalgo, Sergio Aldeano, Inma Vales y Karlos Karton son Los Restos del Naufragio, hoy en directo en el Babylon. DL
Jordi Hidalgo, Sergio Aldeano, Inma Vales y Karlos Karton son Los Restos del Naufragio, hoy en directo en el Babylon. DL

Si el sí entusiasmo del no future tuviera nombre de grupo se llamaría Los Restos del Naufragio. Hoy atracan en el Pub Babylon y cumplen lo que prometen: el sonido Trobajo. Nunca existió, pero cualquiera que los oiga, si conoce algo de aquellos tiempos, detectará que lo que hacen remite a un tiempo y una época en León. Es hoy (20.30 horas) el concierto del año porque tratándose de quiénes se trata lo que venga tiene la etiqueta de vaya usted a saber. Por eso hay que hablar con Karlos Kartón, poeta callejero, clásico de los 80 y 90 de Trobajo del Camino en aquellos Garito Ska o el local de ensayo de los Brutos Sekos, que serían algo así como la piedra filosofal de todo esto. Esa banda artefacto pacífico y punk, por obra y gracia de Manuelo, Manero, Jordi y el inolvidable Pepe Bruto, capaz de ser el guitarrista indomable a medio camino entre The Clash y ese Lou Reed intransferible que llevaba dentro.

Kartón rememora y posiciona lo que se verá hoy: «En aquellos tiempos difíciles marcados por el paro y los estragos que la heroína estaba causando en los jóvenes, conocí a los Brutos Sekos. Era el año 1985 y yo, por entonces, hacía mis primeros pinitos musicales como cantante de Kripta, un grupo de Heavy Metal. Fue por medio de Pedro Alonso, el que fuera primer batería de Los Flechazos y compañero mío en clase, como conocí a los Brutos. Después durante una larga temporada fui uno de los asiduos a su local de ensayo de Trobajo del Camino donde por aquellos años se encontraba el Bar Garito Ska donde saciábamos nuestra sed y que se convirtió en punto de encuentro y referencia para la emergente escena punk y rockera en general de León y alrededores», asegura.

De aquellos años iniciáticos, Kartón rescata hasta los tiempos del pop: «El ambiente y la escena musical por aquellos años, aunque no muy amplio, sí que empezaba a fluir y a marcar caminos. No había muchos conciertos, la verdad, pero recuerdo que sí había varios concursos de grupos por entonces, en el Mithos, en el Tubos, y en el instituto Padre Isla. Al tener amigos que tocaban en distintos grupos y estilos, como el caso de Jordi y Pepe en Opera Prima, hizo que se ampliara el espectro de amistades y también de gustos musicales».

formación actual

Los Restos del Naufragio están formados por Inma Vales (Doctor Hez, Gandalla…), a la guitarra; Sergio Aldeano (Doctor Hez, Alpaka…) al bajo; Jordi Bruto, (Brutos Sekos, Ópera Prima, Platillos Volantes, incluso Los Flechazos, y un sinfín más) a la batería. Y Karlos Kartón (Kripta, Gandalla) a la voz.

Si Kartón tuviera que hablar de a qué le canta ahora, dirigiría sus miradas a muchos lugares. Pero sí centra la vista: «Pues siguen siendo parecidos los problemas y las injusticias a los de aquellos años 80. Siguen siendo canciones protesta, que tratan temas sociales, con crítica hacia las élites que mueven los hilos y por supuesto antifascistas. Eso sí, quizás las letras no sean tan clásicas, tan evidentes, sino más intimistas y poéticas. Cantamos también al barrio de aquellos años 80, a los que se nos han quedado por el camino, a Pepe Cascallana y a David, también a la alegría, a la amistad, al recuerdo de las cervezas en el Garito Ska y en la Kafeta, contra los restos de ideología caduca e intolerante que está volviendo, contra la explotación voraz de este sistema».

Aunque una de las partes adorables de Karlos Kartón es su vertiente poética. La tiene y si no la reconociera habría que hacérsela visualizar. «Has interpretado muy bien mi faceta de letrista y poeta (aunque esta palabra quizás me quede muy grande a mi). Las letras que escribo siempre han tenido como raíz la calle y los problemas sociales aunque con el paso de los años sí que se han vuelto o han tomado una forma más intimista», asegura.

Vuelve el punk leonés que surgió del frío de Trobajo
Comentarios