viernes 20/5/22
Eduardo Celles siente pasión por el golf. E.C.

Eduardo Celles (Getxo, 1966), entrenador y responsable de la Escuela de Golf Celles donde se forjó Jon Rahm, participará este fin de semana en el Torneo de Golf Diario de León. Lleva el golf en la sangre: «En 1997 la familia Celles creamos la Escuela de Golf Celles y ahora nos acercamos a los veinticinco años desde su fundación. Si me cuentan que íbamos a durar tantos años, no me lo hubiera creído. Esto es lo que he heredado de mi padre y abuelo, quienes también han sido profesionales. Tengo pasión por el golf y por mi trabajo. En este sentido me siento un privilegiado».

—¿Está preparado para el Torneo de golf del Diario de León?

—Sí. Voy a jugar el Pro-Am del domingo. Me han invitado y me hace mucha ilusión estar en este torneo.

—¿Conocía este torneo?

—Sí. Ya participé en el Pro-Am de hace dos años y me sentí muy bien. Primero es un torneo clasificatorio de dos días, viernes y sábado. Después, el Pro-Am para cerrar el torneo el domingo. Me parece un buen torneo. Un campeonato de dos días no se suele jugar muchas veces. El colofón del Pro-Am da la oportunidad de jugar con un profesional, que siempre es un aliciente para un amateur y también para un pro como yo, con la posibilidad de acudir a un campo como el del León Club de Golf y relacionarme con gente de la zona.

—¿De dónde le viene su pasión por el golf?

—El golf me viene de familia. Mi abuelo ganó el Open de España en 1945. Mi padre ha sido profesor de golf. También jugador de golf de la Copa del Mundo con España. Ha jugado el Open Británico y otras competiciones de prestigio. Mi abuelo y mi padre, los dos Carlos Celles, han provocado en mí y en mis dos hermanos una pasión por el golf.

—¿A qué condujo esa pasión por este deporte?

—En 1997 la familia Celles creamos la Escuela de Golf Celles y ya nos acercamos a los veinticinco años desde su fundación. Si Dios quiere los cumpliremos el próximo año en el mes de junio. Estamos en una fase de remodelación de instalaciones. Llevo ligado al golf desde la tripa de mi madre. La familia Celles somos la tercera generación de profesionales en España. Tengo la suerte de que por nuestra Escuela Celles han pasado muchos golfistas que se han hecho jugadores de golf. Haber tenido a un número uno como alumno es un orgullo y una suerte. Poder decir que he sido profesor de Jon Rahm me llena de satisfacción.

El mejor del mundo
«Jon Rahm lo ha demostrado y lo ha conseguido. Lo puedo decir porque lo he vivido con él»

Torneo Diario de León
«Voy a jugar el Pro-Am del domingo. Me hace mucha ilusión estar en este torneo»

—¿Qué detalle en particular recuerda de Jon Rahm cuando ejercía como su profesor?

—Un recuerdo de Jon Rham que no se me olvidará nunca sucedió cuando tenía 14 años. Su madre, Ángela, le dejaba en mi casa y venía a entrenar casi todo el día. En una ocasión hablando de los objetivos me dijo: ‘Eduardo, voy a ser número 1 del mundo’. Aquí lo ha demostrado. Me lo espetó de tal forma que se lo conté a mi mujer por la noche: ‘ Cómo me lo ha dicho, con qué determinación, con qué seguridad. Me ha dejado helado’. Y bueno, ahí están los hechos. Lo ha demostrado y lo ha conseguido. Lo puedo decir porque lo he vivido con él.

—¿Ya se le veía ese carácter de campeón?

—Por supuesto. Era un chaval que tenía muy claro que quería ser profesional del golf. Pasó por todas las etapas con un muy alto rendimiento. En la universidad acabó su carrera para hacerse profesional. Tiene un gran potencial. No le van a sacar de ahí ni con agua hirviendo. Nos queda mucho Jon Rahm por ver y vamos a disfrutar mucho de él.

—Y además del Athletic Club, ¿no?

—Su abuelo fue delegado del Athletic. Su padre siguió la tradición y Jon es un gran forofo del Athletic, que aquí es casi una religión. Yo no soy muy de fútbol, pero también quiero que gane el Athletic.

«Con 14 años Jon Rahm ya me dijo que iba a ser el número uno del mundo»
Comentarios