domingo. 04.12.2022

Australia expulsa a Djokovic

El serbio, a la segunda, pierde su batalla judicial y es deportado Su negativa a vacunarse y las contradicciones en su defensa, claves

A las 22:30 de la noche en Australia, Novak Djokovic tomó un avión con dirección a Dubai, donde haría escala antes de recalar en un país europeo que no quiso desvelar. El serbio se marchó de Melbourne dos semanas antes de lo que le hubiera gustado. Sin la posibilidad de haber saltado a pista más que para entrenarse. Su segundo partido en los juzgados lo perdió. Ya sin opción de apelar. El juez James Allsop fue el encargado de dictar su sentencia y confirmar su deportación.

Se terminaron así doce días de incertidumbre, desde que el tenista anunciase su viaje. De idas y venidas, de juicios, comunicados, manifestaciones y tiras y aflojas. Djokovic, el nueve veces campeón del Abierto de Australia, abandonó el torneo expulsado del país. Y quizás ya no vuelva más.

Allsop dio la razón al ministro de inmigración australiano, Alex Hawke, para cerrar las puertas al de Belgrado. Dio por buena la razón que esgrimió el político. Djokovic, al no estar vacunado, es un peligro para la salud pública del país y un impulso para el movimiento antivacunas. El capítulo más negro de la carrera de Djokovic. Peor que ser expulsado del US Open por pegarle un pelotazo a una juez de línea. Peor que organizar un torneo en medio de una pandemia en el que se multiplicaron los contagios. Esta deportación le puede costar ser el mejor tenista de la historia, superar los 20 Grand Slams de Roger Federer y Rafa Nadal, en un escenario en el que ha ganado las tres últimas ediciones. Y todo por no querer vacunarse. Porque todo esto se habría evitado si el serbio hubiera cedido, como hizo la mayoría del circuito al enterarse de las restricciones para disputar el primer Grand Slam del año. Noventa y siete de los cien primeros tenistas del ranking decidieron pasar por la vacuna. Él no.

Y por eso no jugará para la historia. Tendrá que esperar a Roland Garros, donde la organización aún no le ha puesto trabas. Tampoco tendrá problemas para Wimbledon, siempre que guarde una cuarentena a su llegada al país. Queda la duda de Nueva York, pero también del resto de torneos.

«ESTOY DECEPCIONADO»

«Estoy tremendamente decepcionado», dijo el número uno del mundo en un comunicado. «Voy a tomarme un tiempo para descasar y para recuperarme, antes de volver a hablar sobre este asunto. Respeto lo que ha pasado en el juicio y cooperaré con las autoridades para mi salida de Australia. Ha sido muy incómodo para mí».

Australia expulsa a Djokovic
Comentarios