viernes 27/5/22

A un punto de convertirse en el primer entrenador que se corona campeón de Liga en los cinco grandes campeonatos, Carlo Ancelotti es la tranquilidad personificada. A día de hoy no es posible y todo está muy encorsetado, pero en vísperas de recibir al Espanyol y de poder cantar su primer alirón liguero al frente del Real Madrid el técnico de Reggiolo de la sensación de que estaría encantado de recibir a los periodistas en la terraza de un bar, saboreando un buen café expreso y fumándose un cigarrito.

También como los antiguos, Carletto confiesa ser supersticioso y por eso evita vender la piel del oso antes de cazarlo. «No me gusta hablar de esto porque aún no la gané. Soy un poco supersticioso. Lo responderé cuando todo esto se haya acabado», respondió.

Cerca del balance, aunque falta lo más importante, Ancelotti avanza que está «muy satisfecho» con el desarrollo del curso. «Ha sido una temporada muy sencilla para mí. He tenido el apoyo del club y de los jugadores. Han aceptado todas las decisiones que he tomado».

Desea que si se coronan lo celebren, porque eso da «energía» para la gran cita europea del miércoles ante el City, pero de nuevo apela a la prudencia, al máximo respeto al rival. «No hemos pensado en lo que vamos a celebrar. Hasta ahora no hemos organizado nada, solo hemos preparado el partido».

Carlo Ancelotti: «Hay que ganar el ‘match ball’, como los mejores tenistas»
Comentarios