viernes. 19.08.2022
FÚTBOL | SEGUNDA DIVISIÓN B

La Deportiva apela a su afición para ganar al líder

El equipo berciano quiere certificar su pase a la fase de ascenso a Segunda este domingo.
Bolo está pendiente del estado de Jorge García para el domingo. L. DE LA MATA

La Deportiva afronta este domingo ante el Fuenlabrada su primera oportunidad para obtener la clasificación para la fase de ascenso a Segunda División sin depender de otros resultados y no quiere dejarla pasar. Una victoria metería a los blanquiazules en un playoff que no juegan desde su último descenso a la categoría de bronce y, ante la posibilidad de celebrarlo con su afición, está haciendo un llamamiento a través de sus redes sociales para que El Toralín sea una caldera este domingo a las 18.00 horas.

Así, el lunes era Yuri el que aparecía entrenando con ilusión por reaparecer este domingo, pero recordando que «necesitamos el ánimo de todos» para sumar los tres puntos ante el líder. Ayer, Saúl y Carlos Bravo se sumaban al mensaje pidiendo desde el vestuario de El Toralín a los aficionados que sean «el jugador número doce» para «volver a jugar un playoff de ascenso a Segunda División».

A la tercera

La Deportiva se perdió en las dos últimas temporadas sus dos únicas fases de ascenso a Segunda desde que jugara la primera en la temporada 2004-05, de la mano de Miguel Ángel Álvarez Tomé. Desde entonces, el equipo berciano jugó el playoff en otras cinco ocasiones (todas las temporadas que militó en Segunda B hasta 2012), logrando ascender tres veces a la categoría de plata (2006, 2010 y 2012).

Sin embargo, tras el descenso de 2016 el equipo berciano no ha conseguido volver a darle emoción a los domingos de junio. En la campaña 2016-17 el equipo finalizó quinto tras una turbulenta temporada en la que hasta tres entrenadores ocuparon el banquillo de El Toralín: Manolo Herrero, Pedro Munitis y Miguel Ángel Álvarez Tomé. A pesar de los esfuerzos, la Deportiva finalizó a cinco puntos de la cuarta plaza, que fue para el Pontevedra.

El año pasado, de la mano de Carlos Terrazas, aún fueron peor las cosas y, tras coquetear con los puestos de descenso, el equipo terminó la competición en la duodécima posición con 48 puntos, muy lejos de las cuatro primeras plazas.

La llegada de Jon Bolo esta temporada renovó las ilusiones y, a pesar del bache por el que atravesó a principios de 2019, el equipo se rehizo y está a punto de lograr el objetivo. Una victoria ante el Fuenlabrada haría que el resto de resultados únicamente importaran de cara a la plaza en la clasificación final.

La Deportiva apela a su afición para ganar al líder
Comentarios