domingo 9/8/20
Aniversario

El día que la estrella de España comenzó a brillar

Se cumplen diez años desde que la selección conquistó el Mundial de Sudáfrica

«Logramos lo imposible», recuerda Iniesta

Iker Casillas levanta la copa del mundo junto al resto de jugadores de la selección que fueron convocados por Del Bosque para la cita de Sudáfrica en 2010. KERIM OKTEN
Iker Casillas levanta la copa del mundo junto al resto de jugadores de la selección que fueron convocados por Del Bosque para la cita de Sudáfrica en 2010. KERIM OKTEN

10 años ya de la estrella que nos une, memorias de Sudáfrica. No maravilló España como en los mejores tiempos con Luis Aragonés, el gran artífice del cambio, pero el 11 de julio de 2010 el fútbol fue justo y la coronó campeona del mundo por primera vez. Un gol de Andrés Iniesta en la segunda parte de la prórroga, cuando en el Soccer City de Johannesburgo ya asomaba el fantasma de los penaltis, premió a la selección española, que hizo historia con mayúsculas. Solo Alemania y Francia habían logrado la proeza de conquistar la Eurocopa y el Mundial de forma consecutiva. El hito, renovado al cabo de tantos años y ampliado con el Europeo de 2012, explica la grandeza de una sensacional generación de futbolistas españoles. España se mereció el título. Nadie puede ponerlo en duda. Y mucho menos los holandeses, que jugaron sus bazas, sí, pero ensuciando este juego. Por justicia poética, no podía ser campeona del mundo esta Holanda sin haberlo sido la de Johan Cruyff, como detalló Jon Agiriano, el cronista de este medio.

Xavi Hernández

«El buen ambiente y el juego nos ayudaron sin lugar a dudas a superar los momentos iniciales»

Ilusiones, temores, alegrías y sinsabores convivieron en la selección española hasta que el ‘Iniestazo’ provocó una explosión de júbilo que unió a un país y marcó a una generación de futbolistas que tocó el cielo en el Soccer City de Johannesburgo. «Siempre sueñas con jugar la final de un Mundial, pero pueden hacerlo muy pocos. Es una vez cada cuatro años, lo que significa que muchas oportunidades no vas a tener. Se sufrió mucho, pero supo mucho mejor. El triunfo quedará siempre para el recuerdo», destaca Sergio Busquets en una de las charlas organizadas por la Federación Española de Fútbol para recordar el tránsito entre la derrota frente a Suiza que hizo aflorar el miedo a un batacazo en la primera fase y la épica victoria en el duelo por el título que permitió a La Roja coserse la estrella que la acreditaba como campeona del mundo. «Demostramos que en el grupo había suficiente fortaleza para levantarse y ser campeones», reflexiona Fernando Torres, al recordar ese fiasco inicial ante el combinado helvético que terminaría convirtiéndose en punto de inflexión para una selección que no volvería a tropezar más. La siguiente cita, contra Honduras, se resolvería con un doblete de David Villa. «En ningún momento en el Mundial se me pasó por la cabeza que se nos podía escapar el campeonato, aunque sí es verdad que hubo momentos difíciles como el de Paraguay, pero siempre he tenido una mentalidad positiva y esa selección era muy fuerte en eso», relata el delantero asturiano.

«Creo que nos salió un partido redondo y con un resultado quizás incluso corto. Teníamos un equipo extraordinario para poder competir con cualquiera», rememora Xavi Hernández, lanzador del córner que decantó el duelo. Unión Todos remaban a una. «El buen ambiente y el juego nos ayudaron sin lugar a dudas a superar los momentos iniciales y a continuar adelante hasta alcanzar nuestro sueño», subraya Fernando Llorente, mientras su compañero Joan Capdevila ensalza la «disponibilidad del grupo para ayudar en todo momento» y una «ambición» que les llevó «a lo más alto». «Todos aportamos nuestro granito de arena para ganar este Mundial. La unión de todos fue algo que nos marcó para conseguir nuestros objetivos», asevera Pedro Rodríguez. Iniesta, autor del sueño de todos los españoles, remarca que «se dieron las circunstancias idóneas y conseguimos lo imposible».

El día que la estrella de España comenzó a brillar