martes. 04.10.2022
Fórmula 1

Fernando Alonso recibe el alta

El asturiano, tras el accidente en bicicleta, sale del hospital de Berna, donde fue intervenido de las lesiones que se produjo el jueves, y si todo va bien estará en la pretemporada en Baréin
Alonso
El piloto asturiano, Fernando Alonso. JAMES MOY

Aún molesto y dolorido, Fernando Alonso amanecerá este lunes ya en su casa después de dos días en el hospital de Berna (Suiza), donde fue intervenido de la fractura de mandíbula que se produjo en el accidente de bicicleta del pasado jueves. Todavía con mucho que aclarar sobre lo que ocurrió, comienzan unas semanas claves para su recuperación en las que el piloto español tendrá que mentalizarse de que debe parar para que las lesiones sanen en condiciones.
El contratiempo es evidente. Fernando Alonso no ha tenido ningún problema serio, ningún golpe, ninguna lesión ni ningún susto con consecuencias físicas en estos dos años fuera de la Fórmula 1. Ni aquel vuelco con varias vueltas de campana en el Dakar le provocó más que una espectacular escena que fue muy compartida y vista en la edición 2020 del raid más duro del mundo. Ahora ha sido un absurdo golpe en una ciudad que conoce perfectamente mientras iba en su bici lo que puede comprometer la preparación que llevaba.
No solo Alonso tendrá que paralizar el plan previsto para las próximas semanas. También para Alpine, en pleno desarrollo del A521, cuyo motor arrancó apenas 24 horas antes de ese golpe en Lugano. La escudería francesa tiene en Alonso a un activo no solo en pista, sino también fuera de ella, y su intención es que aporte su conocimiento técnico al desarrollo del coche. No es que le vayan a pedir que diseñe directamente la aerodinámica, pero sí tendrán en cuenta sus opiniones.
Uno de los imprescindibles elementos de seguridad en la Fórmula 1 es, evidentemente, el casco. Todos están fabricados en materiales ultrarresistentes para evitar heridas en los pilotos, y suelen pesar entre 1,3 y 1,5 kilos, en función del tamaño de cada uno. Cuentan con las mismas partes, básicamente: calota exterior, que es la parte del casco que absorbe el impacto; calota interior, que es el relleno que distribuye la energía cinética en caso de golpe; pantalla o visera, para proteger del viento, la lluvia y el sol; y las correas, que sirven para sujetar y ajustar sobre la cabeza.

Problemas con el casco

El golpe contra un coche le produjo una fractura en la mandíbula superior y la pérdida de varias piezas dentales, algo que, a priori, no va más allá de lo estético

 


Alonso se encuentra ahora con la cara algo hinchada y dolorida, como es normal. El golpe contra el coche el pasado jueves le produjo una fractura en la mandíbula superior y la pérdida de varias piezas dentales, algo que a priori no tendrá que suponer ningún problema serio más allá de lo estético. No obstante, en breve tendrá que probarse su nuevo casco y comprobar si no tienen que realizar reajustes en las medidas ante la nueva situación. Es clave que Alonso sea capaz de ponerse el casco, mantenerlo las horas que sean necesarias y quitárselo sin que le produzca molestias.
Muy recordado es lo que tuvo que sufrir Niki Lauda semanas después de su terrible accidente en Nürburgring en 1976. El austríaco admitió muchas veces que ponerse y quitarse el casco con la cara en carne viva por las quemaduras le suponía todo un suplicio, algo que hoy en día sería inviable por las exigencias médicas y lo que ha avanzado la técnica de fabricación de estos.
Alonso se irá probando diferentes cascos en las próximas semanas, conforme pueda ir avanzando en sus entrenamientos hasta regresar a la plena normalidad. Sin prisa, pero sin pausa, porque el gran reto es llegar con total funcionalidad no solo al primer gran premio del año, sino a los entrenamientos de pretemporada.
Si sufrir una lesión es algo inconveniente en cualquier momento, hacerlo en esta pretemporada es aún peor que en otras. Por diversos factores, con la pandemia el primero, este 2021 solo tendrá tres jornadas de test, que se celebrarán entre el 12 y el 14 de marzo en el circuito internacional de Baréin. Solo tres días para adaptarse, probar y modificar si fuera necesario un monoplaza que dos semanas después estará de nuevo en esa pista para arrancar el primer gran premio del año. Alonso tendrá que estar al cien por cien ya para esos días, si no quiere empezar en su vuelta a la F1 con un hándicap añadido. Otra piedra más en el camino que se ha encontrado el asturiano, acostumbrado ya a no tener las cosas fáciles y que tratará de superar como en tantas otras ocasiones.

Fernando Alonso recibe el alta
Comentarios