sábado 22/1/22
                      Los Hispanos sufrieron más de la cuenta para imponerse a la República Checa. MARTIN DIVISEK
Los Hispanos sufrieron más de la cuenta para imponerse a la República Checa. MARTIN DIVISEK

La selección española de balonmano, ganadora de los dos últimos Europeos, arrancó su andadura en el Campeonato de Europa de Hungría y Eslovaquia con una sufrida victoria, tras imponerse ayer por 28-26 a la República Checa, en un encuentro en el que los «Hispanos» se empeñaron en estrellarse con el portero checo Tomas Mrkva.

Una falta de eficacia que poco a poco fue ensombreciendo el buen trabajo defensivo del equipo español, que pese al relevo generacional en el que se encuentra inmerso en este torno, volvió a demostrar que cuenta con una solida defensa. Algo más parece que va a costar, por lo visto ante la República Checa, la transición en ataque, pese a las pinceladas de esperanza que dejaron tanto Ian Tarrafeta como Agustín Casado, los nuevos encargados de dirigir el juego del equipo español.

Pero como siempre destaca el seleccionador español Jordi Español la llegada de nuevos jugadores no sólo pondrá a prueba el talento de los jóvenes recién llegados, sino que obligará a dar a los veteranos a dar un paso al frente. Tal y como hicieron Eduardo Gurbindo y Antonio García, que ocultos muchas veces en anteriores campeonatos ante el brillo de los Raúl Entrerríos, Julen Aginagalde o Dani Sarmiento, ayer demostraron su liderazgo echándose el equipo a la espalda en los momentos decicivos.

En particular un Antonio García que con sus goles en los minutos finales permitió a España alzarse con un triunfo (28-26) que debe servir a los Hispanos como el punto de partida para no dejar ya de crecer. Sabedor de la importancia de arrancar el torneo con una victoria el conjunto español no dudó en apelar desde el principio a su mejor arma, la intensidad defensiva, el pilar sobre el que se han sustentado los recientes éxitos de los Hispanos.

Un trabajo en el que brilló la pareja que conformaron en el eje de la defensa Gedeón Guardiola e Iñaki Peciña, uno de los cinco debutantes que presenta España en este Europeo, que demostró que puede ser un relevo de garantías para el añorado Viran Morros.

Los Hispanos empiezan bien
Comentarios