sábado 28/5/22
                      El capitán del Betis, Joaquín Sánchez, tras recibir el trofeo que les acredita campeones de Copa. J. MUÑOZ
El capitán del Betis, Joaquín Sánchez, tras recibir el trofeo que les acredita campeones de Copa. J. MUÑOZ

El Betis se proclamó campeón de la Copa del Rey al superar en los penaltis al Valencia (5-4) con una última pena máxima convertida por el canterano Juan Miranda, después de que el estadounidense Yunus Musah fallara el único lanzamiento en la tanda.

La final de Copa, disputada en el estadio sevillano de La Cartuja, acabó 1-1 en los 90 minutos reglamentarios y en la posterior prórroga.

Pudo ganar cualquiera en un duelo tremendo que hizo honor a la gran fiesta del fútbol español, pero fue el Betis el que se llevó el gato al agua en el estadio de La Cartuja gracias a una tanda de penaltis inmisericorde para el Valencia, que remó para morir en la orilla. El conjunto heliopolitano adelantó la Feria en una ciudad con el corazón partido y la tiñó de verdiblanco al abrochar la tercera Copa del Rey de su historia y la segunda para el incombustible Joaquín, el capitán eterno y alma de un equipo que encontró en la muerte súbita desde los once metros la pizca de fortuna que le había faltado en una noche trepidante en la que el cuadro de José Bordalás también hizo méritos para cobrarse el premio.

Bordalás introdujo a Ilaix para contener a los maquinistas verdiblancos y situó a Hugo Duro como escudero de Guedes en el frente ofensivo. Pero el conjunto de Pellegrini desbarató pronto el plan del técnico alicantino aprovechando la profundidad de Bellerín por la banda derecha. El lateral catalán irrumpió como una centella por el costado de Gayà y metió un centro estupendo que Borja Iglesias aprovechó para conectar un testarazo a la red que dejó sin capacidad de respuesta a Mamardashvili.

La superioridad verdiblanca fue palmaria en la primera media hora, pero el Valencia se sacudió los complejos apelando a su destreza en las transiciones. Abrió Carlos Soler a Ilaix aprovechando la primera distracción del cuadro heliopolitano y el que fuera canterano del Barça filtró al espacio para Hugo Duro, que tuvo la aceleración necesaria para plantarse solo ante Claudio Bravo y la pausa requerida para superarle picando la bola. Ya no se movió más el marcador en el tiempo reglamentario. Después, en el suplementario, el miedo a cometer un error fatal y el cansancio atenazaron a los dos aspirantes y los once metros dictaron veredicto a favor del Betis, profeta en su tierra para llevarse su tercer título de Copa al derrotar en la final al Valencia, que perseguía el noveno.

EL APLAZADO BARÇA-RAYO, HOY

Barcelona y Rayo buscan certificar hoy objetivos por la Champions y la salvación en el partido aplazado de la vigésima primera jornada de Liga de Primera División (21.00 por Movistar La Liga).

Joaquín levanta la Copa
Comentarios