sábado 31/10/20
Fútbol | Liga de Campeones

El Madrid llega a Europa sin gol

Los blancos debutan en Champions frente al Shakhtar con dudas en su juego, sin fichajes y varios jugadores señalados Zidane no mejora la imagen de los suyos
El Real Madrid ya prepara a conciencia su debut en Champions frente al Shakhtar. EFE

Impotencia, lección de humildad, castigo a la indolencia, baño de realidad...Cualquiera de estos titulares resume lo que le ocurrió al Real Madrid para caer por primera vez en casa ante el Cádiz, un recién ascendido que le sacó los colores en todos los aspectos y está trabajado de maravilla por Alvaro Cervera. A una semana del clásico y en vísperas de iniciar la Champions ante el Shakhtar, el equipo merengue cosechó su primera derrota del curso y dejó una imagen que no invita al optimismo, aunque siempre sirve como consuelo de perdedor que el Barça también fracasara en su visita al Getafe.

Un año después de caer en Mallorca, también justo después de una jornada de selecciones en octubre, el Real Madrid tropezó de nuevo y en la misma piedra. Identicos y recurrentes errores que sacaron a relucir la peor cara del errante equipo dirigido por Zidane, quien evitó cualquier excusa y reconoció tras el partido que los amarillos merecieron irse incluso con dos o tres goles de ventaja. Mérito de los gaditanos, de su orden, rapidez, versatilidad y ambición, pero también fracaso de un Real Madrid desconectado, con actitud pasiva, rotaciones fallidas y ese preocupante bagaje goleador desde que no está Cristiano Ronaldo.

Si en el tramo final del curso pasado los blancos se esforzaron para, a falta de juego brillante, dar un paso al frente para convertir Valdebebas en un fortín, ser sólidos en defensa y encarrilar triunfos por la mínima que le hicieron campeón, el sábado volvieron a caerse con todo el equipo. Solo el portero belga Thibaut Courtois estuvo a la altura mínima exigible. El resto, sin tensión, sin juego, sin físico y sin aparentes ganas. En el fútbol moderno es muy difícil vencer andando a cualquier rival.

El primer señalado es Zidane, al que una buena parte de la crítica exige que no regale titularidades a jugadores que no se las merecen y que rote con más cabeza. Se le acusa de haber prescindido a la vez de Casemiro y Valverde y de colocar de pivote defensivo a Toni Kroos, el alemán que ya le ha dicho a su propio técnico que no quiere jugar en esa demarcación tan delicada que requiere un enorme despliegue físico y pierna dura. Los cuatro cambios que realizó Zizou en el descanso suponen un reconocimiento de su error en origen. Mejoró algo la dinámica en la segunda mitad, donde fue un Madrid más reconocible que al menos dominó, rondó el gol del empate en un par de ocasiones y no concedió tantos contragolpes al rival. Pero sumar algún punto hubiera sido engañoso, injusto si se atiende a los méritos de los contendientes.

El Madrid llega a Europa sin gol
Comentarios