miércoles. 28.09.2022

Media veda con escasa codorniz

La pertinaz sequía y el calor extremo marcan en negativo el inicio de la campaña donde las perchas no pasan de nueve ejemplares El conejo, con un aprobado raspado, se salva
                      Borja Llamazares con sus dos perros y una percha de codornices que no superó las nueve. FERNANDO OTERO
Borja Llamazares con sus dos perros y una percha de codornices que no superó las nueve. FERNANDO OTERO

Malos presagios que sobre el terreno se convirtieron en realidad. Y que salvo cambio de dinámica radical auguran una media veda marcada por la escasa presencia de una de sus piezas estrella, la codorniz. Un panorama que es extensivo a toda Castilla y León. Lo del conejo, otra de las piezas destacadas para esta campaña que se extenderá hasta el 18 de septiembre, puede catalogarse con un aprobado raspado e incluso un poco más alto dependiendo de la zona. Pero nada más.

El tiempo, adverso en cuanto a climatología con un calor pertinaz que se ha hecho extensivo a lo largo de los meses de junio y julio, ha sido uno de los causantes de un panorama desalentador para los cazadores más madrugadores que no dejaron escapar la oportunidad de salir al campo en el primer día hábil. Como es costumbre el 15 de agosto. Un termómetro para aquellos que prefirieron dejar pasar unos días y a los que las perspectivas, más bien realidades, los llevarán a tener que vivir situaciones como el resto de cazadores. El calor extremo que se ha convertido en una tónica habitual desde incluso antes de que se iniciara el verano y que también amenaza con extenderse a buena parte de agosto, la sequía consecuencia de esta situación y de la falta de precipitaciones la ausencia de rastrojera o la escasa cosecha han llevado a un panorama que hace un par de meses e incluso a principios de julio podía atisbarse menos negativo.

Porque la codorniz sí estaba en cierta medida presente con su entrada en la provincia. Pero de hace unas semanas a hoy todo ha cambiado. Pocas crías y por consiguiente bandos que han provocado que la primera jornada se cobrara un bagaje por debajo del aprobado. Y así, salvo excepciones, lo hará en las fechas sucesivas. Salvo en las zonas de montaña algo más frescas que pueden tener un escenario algo más benévolo si cabe, en el resto los cazadores tendrán que lidiar con esta situación. Y con perchas de ocho o nueve codornices para los más avezados, un aparente ‘milagro’ ya que en la mayoría de los casos no pasarán de la media docena sin olvidarse de los cada vez más habituales ‘bolos’ o ceros. Y eso que el cupo máximo por cazador y día es de 25 piezas por día.

Media veda con escasa codorniz
Comentarios