martes. 29.11.2022
dl4p37g1

El Mirandés busca el más difícil todavía. Con el 2-1 de la ida ante la Real Sociedad, un resultado en Anoeta que invita a soñar, Anduva afronta el reto final (21.00 horas, Cuatro), el de meter a su equipo, un ascendido la temporada pasada a Segunda, en el partido por el título de la Copa. No es la primera semifinal de la historia del club rojinegro, que hace ocho años también llegó al penúltimo escalón del torneo del ko y no pudo con el Athletic, pero sí es nuevo el hecho de que la última palabra la tiene su fortín.

Allí donde a lo largo de su idilio con la Copa ha dejado hasta once víctimas de Primera, el Mirandés se enfrenta a una oportunidad jamás soñada. La magnitud de lo que podría conseguir el equipo entrenado por Iraola es histórica, pues sólo tres equipos a lo largo de los casi 120 años de historia de la Copa consiguieron alcanzar la final sin militar en Primera (Betis, Sabadell y Castilla).

Ventaja de la ida

Los donostiarras llegan al encuentro en Anduva con el resultado favorable de dos a uno

Por su parte, la importancia de lo que está en juego para la Real no se queda atrás, pues el equipo ‘txuri urdin’ no disputa una final de Copa desde hace 32 años, en 1988 frente al Barça, que impidió a los donostiarras revalidar un título que habían conquistado el año anterior. El duelo llega precedido por la polémica acerca del descanso de ambos equipos antes de afrontar un partido de semejante dimensión, pues en Miranda lamentan que su equipo disputase el partido liguero frente al Girona el domingo por la mañana mientras que la Real hiciese lo propio ante el Valladolid en Anoeta el viernes por la noche.

Más allá de polémicas, el Mirandés no atraviesa por su mejor momento de la temporada, pues acumula nueve jornadas sin conocer la victoria en Segunda, aunque ocho de ellas se han saldado con un empate. Abonados a la igualada, los rojinegros se mantienen en una cómoda situación de mitad de tabla, seis puntos por encima del descenso a y cuatro del playoff de ascenso. La Real llega lanzada. Después de tres semanas de espera por el regreso de las competiciones europeas, un lapsus de tiempo que se ha hecho eterno entre los realistas a tenor de la escasa renta de la ida, los ‘txuri urdin’ afrontan la cita de Anduva como «un partido grande».

El Mirandés apuesta por el triunfo frente a la Real para hacer historia en la Copa
Comentarios