domingo. 27.11.2022

Muguruza, una maestra en el olimpo del tenis

Garbiñe le da el primer Masters femenino a España y se une al club de Orantes y Corretja
                      Garbiñe Muguruza con el trofeo que la acredita como ganadora de la Copa de Maestras femenina tras imponerse a Kontaveit. GUASCO
Garbiñe Muguruza con el trofeo que la acredita como ganadora de la Copa de Maestras femenina tras imponerse a Kontaveit. GUASCO

Los augurios que pronosticaban que el tenis español sufriría un revés del que no se recuperaría con la marcha de Rafa Nadal cada vez están más equivocados. En una semana, España ha sumado el torneo de jóvenes maestros o Next Gen Finals, de la mano de un brillante Carlos Alcaraz, y el torneo de maestras o WTA Finals con Garbiñe Muguruza, que recordó a la jugadora capaz de ganar en Wimbledon y Roland Garros y de convertirse en la número uno del mundo.

Su triunfo ante Anett Kontaveit con una contundencia aplastante (6-3 y 7-5) convierten a Garbiñe Muguruza en la primera española en la historia en ganar este título, superando la final que logró Arantxa Sánchez Vicario en 1993 y los pasos de su entrenadora, Conchita Martínez, que nunca fue más allá de los cuartos de final. Muguruza es ya la única española con el entorchado de maestra, junto a Manuel Orantes, que lo consiguió en 1975, y Alex Corretja, que logró el título más importante de su carrera en 1998 en la final contra Carlos Moyá. Es la espina clavada de Nadal, que ha llegado a la final en dos ocasiones (2010 y 2013) pero coincidir en el tiempo con Novak Djokovic y Roger Federer le ha privado del galardón.

Eran las 04:21 horas de la madrugada en España cuando Garbiñe Muguruza tuvo la primera bola para adjudicarse el título. Conchita se comía las uñas. Garbiñe restó sobre el revés de la estonia, que lo estrelló en la red. Se tiró al suelo y se tapó los ojos con sus manos mientras en un palco todo su equipo se abrazaba. Se puso en pie y recibió la felicitación de Kontaveit, levantó los ojos que parecían entre absorbidos por la gesta e incrédulos por lo que acababa de ocurrir, saludó al público y se fue a abrazarse con los suyos. Había vencido. Ella era la nueva ‘Masters’ del tenis. Ella, que había comenzado el torneo perdiendo. Ella, a la que se acusa a veces de desconcentración, había tenido pocas dudas ante su última rival en tierra mexicana.

En Guadalajara, la capital de estado mexicano de Jalisco, el mariachi y el tequila, Muguruza se convirtió en leyenda.

Muguruza, una maestra en el olimpo del tenis
Comentarios