lunes. 28.11.2022

Ni vencedores ni vencidos

Atlético Astorga 1 Atlético Bembibre 1 El derbi acabó en tablas tras noventa minutos de igualdad, emoción y poco juego
Javi Amor trata de llevarse un balón ante la oposición de un jugador contrario. JESÚS F. SALVADORES

El Atlético Astorga y el Atlético Bembibre firmaron tablas tras empatar (1-1) en un derbi marcado por las urgencias de ambos equipos. El astorgano para no descolgarse de los equipos de cabeza y el berciano para salir de los puestos de descenso e iniciar su escalada en la tabla clasificatoria. Al final ninguno logró su objetivo y este reparto de puntos, lejos de beneficiar a alguno, perjudica a ambos por igual, aunque los rojiblancos salen algo más reforzados al encadenar dos partidos sin conocer la derrota coincidiendo con la llegada de Adrián Benavides a su banquillo.


El derbi estuvo condicionado por la necesidad de puntuar de ambos rivales, lo que se tradujo en un choque en el que locales y visitantes estaban más pendientes de no perder que de ganar, circunstancia que provocó que el choque discurriera sin apenas ocasiones, aunque fue el maragato el que más intentó llegar a la portería contraria y llevó el peso del partido ante un rival que se defendió con mucho orden y que buscaba sorprender a la contra.

 

Pese a ello, fue el Atlético Bembibre el que golpeó primero. Un error en la salida del balón por parte de los locales es aprovechado por Carlos Cruz al robar el esférico a la retaguardia verde para ceder sobre Albertín para que bata la meta defendida por Berlana con un remate desde la frontal del área de penalti para colocar el 0-1 en el luminoso, resultado con el que se llegó al descanso ante la inoperancia de ambos ataques sobre la portería rival.

 

Tras el paso por vestuarios todo siguió igual. El Atlético Astorga seguía controlando el esferico y dominando el partido frente a un Atlético Bembibre que se defendía con mucho orden impidiendo que los locales llegaran a los dominios de Ivanildo.

 

A medida que transcurren los minutos el nervisosismo y la ansiedad comienzan a pasar factura al conjunto astorgano, sirviendo de bálsamo a su rival que sigue sin conceder ocasiones claras de gol.

 

Cuando todo parecía indicar que el partido podía finalizar con el triunfo berciano llegó la jugada que supuso el gol del empate de los locales al batir Basalo a su portero Ivanildo para poner el 1-1 en el marcador en el minuto 83 que ya resultaría definitivo.

Ni vencedores ni vencidos
Comentarios