sábado. 04.02.2023

Pintaban las cosas difíciles desde la mañana, cuando Gedeón Guardiola, tal vez el mejor defensor que tiene la selección junto a Viran Morros, por una inoportuna lesión en una mano. Sin duda esa baja la acusó España, sobre todo en la segunda parte. Al comienzo del partido ante Dinamarca un gran 5-1, con Ugalde en el avanzado y sobre todo un enorme Sternik bajo los palos, permiteron a España entrar muy enchufada al partido y le dieron una ventaja de tres goles al descanso. Sin embargo, el guión cambió notablemente en la segunda mitad. La defensa 6-0 de los daneses aumentó su dureza —la que fue permitida por los árbitros macedonios— y España lo acusó y su ataque se volvió más espeso, dificultando mucho el poder hacer gol a Landin. Dinamarca en ataque encontró con facilidad a Noddesbo en el pivote, pese a la defensa 6-0 española que echó en falta a uno de sus baluartes como es Gedeón Guardiola. Realmente es una pena que árbitros españoles no pueden pitar a la propia selección, sin duda cortarían esas acciones de tanto dureza. Ahora quedan dos finales ante Hungría y Rusia.

Quedan dos finales
Comentarios