martes 31.03.2020
caza

La temporada se centra en los descastes y el jabalí

Los cotos piden batidas contra urracas, cuervos y grajos, muy dañinos para la perdiz.
La temporada se centra en los descastes y el jabalí

Aprovechando el tiempo seco habitual desde que concluyó la temporada de caza menor, se intensifican las monterías del jabalí cuya temporada se alarga hasta el 19 de febrero. A su vez los cotos de caza ubicados en las comarcas con predominio de caza menor, están procediendo a solicitar batidas para el control de depredadores. Los descastes se dirigen principalmente hacia el zorro, cuya proliferación es notable en estas zonas y los córvidos, urracas y cuervos, tan dañinos para los nidos de perdiz. Las cacerías se ven dificultadas por la circunstancia de que las labores para la cosecha del cereal casi han finalizado. Pese a la abundancia de cánidos y otros oportunistas como cuervos y urracas la sección de Vida Silvestre de la Consejería de Medio Ambiente está concediendo muy pocos permisos para los descastes.

Las estimaciones que se realizan sobre la eficacia de los descastes vienen a demostrar que apenas se consigue eliminar un 30 % de la población de zorros. Además basta que en uno de los cotos aledaños no se realicen descastes para que los animales colonicen en poco tiempo las zonas batidas, pues es evidente que no se puede poner puertas al campo. A falta de maizales las riberas de los ríos, con abundancia de vegetación y los montes de robles o de encinas son un refugio casi inexpugnable en el que se guardan cuando llega la primavera.

También en los lugares con bodegas caídas donde les resulta más sencillo excavar madrigueras en las que las hembras ocultan a su prole, cuyo número depende de la posibilidad de obtener alimento. Las batidas para el descaste de zorro y otras alimañas como grajos y urracas se llevarán a cabo, previa solicitud, durante lo que resta del mes de febrero.

En cuanto al jabalí las últimas monterías han rebajado el optimismo inicial. Se están matando menos y mas pequeños. Los grandes machos con sus enormes «navajas» que constituyen el preciado trofeo tan solo se ven en las esperas o aguardos. Durante la próxima semana se darán las últimas monterías y será entonces el momento de hacer un balance definitivo.

La temporada se centra en los descastes y el jabalí